Oración por las vocaciones

ARZPASTORAL 006/2006

San Miguel de Piura, 3 de noviembre de 2006

Estimados Párrocos, Rectores de Iglesias, Capellanes, Superiores y Superioras de comunidades de vida consagrada, Responsables de los Movimientos Eclesiales y Directores de Colegios Religiosos de la Arquidiócesis de Piura y Tumbes:

Estimados Hermanos y Hermanas en el Señor:

Todos somos conscientes de la necesidad que hay en nuestra Arquidiócesis de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, “para abordar la enorme tarea de construir comunidades cristianas que se reúnan con gozo en la celebración dominical, frecuenten los sacramentos, fomenten la vida espiritual, transmitan y cultiven con premura la fe, den testimonio de firme esperanza y practiquen siempre la caridad”1.

Estoy convencido que Dios sigue llamando hoy en día a un gran número de personas al sacerdocio y a la vida consagrada, y que por tanto no hay crisis de vocaciones sino más bien de respuesta a la vocación. El problema no está en el amor de Dios que es fiel y perseverante, sino en la persona humana que no escucha y se muestra reticente al llamado del Señor en su vida.

Por ello, recordando la recomendación de Jesús: "La mies es mucha y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies" (Mt 9, 37), los invito a iniciar una perseverante campaña de oración por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, ya que donde se ora con fervor por ellas, las vocaciones florecen.

Les solicito que en todas las Misas que se celebren en la Arquidiócesis, especialmente las dominicales, se incluya siempre una petición por las vocaciones, para lo cual tengo a bien proponerles la siguiente:

Oh Señor, haz surgir entre nosotros numerosas y santas vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada. Ilumina los corazones y fortalece las voluntades de aquellos a quien Tú llamas, para que escuchando Tú voz te respondan con generosidad de corazón. Roguemos al Señor.

Asimismo les solicito que fomenten, en las personas a ustedes encomendadas, la oración diaria por las vocaciones. Las visitas al Santísimo, la Adoración y Exposición Solemne del Santísimo Sacramento, la celebración de los Jueves Eucarísticos, el rezo del Santo Rosario, los Grupos de Oración, la Oración personal de cada día, etc., son ocasiones privilegiadas para hacer realidad el pedido del Señor Jesús.

Tengamos confianza que rezando insistentemente por las vocaciones, principio y sustento de toda pastoral vocacional, surgirán de manera abundante los santos sacerdotes y consagrados que tanto necesita nuestra Iglesia particular y el Perú.

Con mi bendición pastoral,

Mons. JOSÉ ANTONIO EGUREN ANSELMI, S.C.V.
Arzobispo Metropolitano de Piura

ORACIÓN POR LAS VOCACIONES
DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI

Padre,
haz que surjan entre los cristianos
numerosas y santas vocaciones al sacerdocio,
que mantengan viva la fe
y conserven la grata memoria de tu Hijo Jesús
mediante la predicación de su palabra
y la administración de los Sacramentos
con los que renuevas continuamente a tus fieles.

Danos santos ministros del altar,
que sean solícitos y fervorosos custodios de la Eucaristía,
sacramento del don supremo de Cristo
para la redención del mundo.

Llama a ministros de tu misericordia
que, mediante el sacramento de la Reconciliación,
derramen el gozo de tu perdón.

Padre,
haz que la Iglesia acoja con alegría
las numerosas inspiraciones del Espíritu de tu Hijo
y, dócil a sus enseñanzas,
fomente vocaciones al ministerio sacerdotal
y a la vida consagrada.

Fortalece a los obispos, sacerdotes, diáconos,
a los consagrados y a todos los bautizados en Cristo
para que cumplan fielmente su misión
al servicio del Evangelio.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

María Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.

Vaticano, 5 de marzo de 2006.

BENEDICTO XVI

1. S.S. Benedicto XVI, Mensaje con motivo de las Celebraciones por el IV Centenario de la muerte de Santo Toribio de Mogrovejo, 23-3-06.

viernes 10 noviembre, 2006