“SAN JOSÉ: El VARÓN JUSTO”

Sacerdotes de Piura y Tumbes participan en Jornadas Espirituales por el Año de San José

14 de setiembre de 2021 (Oficina de Prensa).- En medio de un ambiente de reflexión y de estudio, los sacerdotes de Piura y Tumbes han iniciado de manera virtual, desde el día de hoy hasta el jueves 16 de septiembre, unas Jornadas Espirituales sobre “San José”, casto esposo de la Bienaventurada Virgen María, cuyo año especialmente dedicado a él, estamos celebrando, con ocasión del 150° Aniversario de su proclamación como Patrono de la Iglesia Universal. Las reflexiones espirituales de estas Jornadas están a cargo de nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V. quien viene reflexionando a lo largo de estos días en torno a la paternidad de San José en la vida de la Iglesia y de los sacerdotes. Para ello, viene profundizando en la hermosa Carta Apostólica del Papa Francisco “Patris Corde” (“Con Corazón de Padre”). No hay que olvidar que el Santo Patriarca es también “Patrono de la República Peruana” por proclamación del Congreso Constituyente del año 1828.

Refiriéndose al custodio del Señor Jesús, y de la perpetua virginidad de Santa María, nuestro Pastor ha dicho: “El Evangelio define a San José como «hombre justo». Justo, no significa persona minuciosa y rigurosa en el cumplimiento de la ley judía, como sí lo eran los letrados y fariseos. Justo tampoco significa persona más o menos buena que da a cuál lo que le corresponde. Justo, para la Sagrada Escritura, es aquel que está abierto a Dios, Comunión de Amor; es la persona que sabe ver con asombro la acción de Dios en su vida y en el mundo. Justo, es la persona que respeta el designio divino, la voluntad divina, y acoge reverente las exigencias del Plan de Dios en su propia vida. Justo es aquel que ajusta su vida a las exigencias de la Palabra de Dios. Éste es San José”.

“A lo largo de mi vida consagrada y sacerdotal, San José ha sido y es para mí, ejemplo de fidelidad y obediencia, de una fidelidad y obediencia nutridas de amor, pues de lo contrario la fidelidad y la obediencia no son tales. Es modelo de acogida de los Planes de Dios y de docilidad a las exigencias de esos planes en la propia vida. Es ejemplo de trabajo responsable hecho oración, pues es el varón «Justo» que hizo de su vida una liturgia continua. Es paradigma de pureza, de esa pureza que todo sacerdote necesita para tener un corazón totalmente entregado al Señor y abierto en actitud de servicio hacia los hermanos. Es modelo de varón prudente. Es ejemplo de custodio del don de la fe. Es un poderosísimo intercesor, por algo es el patrono de la Iglesia Universal. Al custodiar al «Niño», San José nos enseña a ser protectores de los indigentes, los necesitados, los enfermos, los migrantes, los pobres y afligidos. Por ello confiémonos, como el Santo Patriarca, totalmente a la infinita misericordia de Dios que nunca nos abandona. Como San José mantengamos la calma y serenidad en estos duros momentos que está pasando nuestro País. Que por su intercesión veamos transformados estos tiempos sombríos, en tiempos donde brille el don de la fe, la esperanza y el amor”.

Pedimos a todos los fieles católicos unirse en oración a lo largo de estos días por el clero de nuestra Arquidiócesis y los frutos de estas importantes Jornadas Espirituales.

martes 14 septiembre, 2021