VOLUNTARIOS DIERON GRACIAS A DIOS POR BENDICIONES DEL CONGRESO EUCARÍSTICO Y MARIANO DE PIURA

 07 de setiembre (Oficina de prensa).- Un emotivo y festivo encuentro tuvieron ayer los más de 700 voluntarios que colaboraron en el Congreso Eucarístico y Mariano de agosto pasado, quienes se congregaron en la Parroquia Santísimo Sacramento de Piura para dar gracias a Dios con una Santa Misa por todas las bendiciones recibidas  durante los días del encuentro eclesial.

La celebración eucarística estuvo presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, y concelebrada por el Pbro. José Guillermo Uhen, párroco de Santísimo Sacramento, y por el Pbro. Humberto Chávez, S.D.B., Superior de los Salesianos.

 Monseñor Eguren manifestó que luego de tan hermosas experiencias de fe y apostolado vividas durante los días del Congreso, “nuestro corazón debe tener la certeza del amor de Cristo. Por eso hoy le decimos gracias, gracias Señor por tus bendiciones y por tus dones, gracias porque a pesar de nuestra poca fe has podido obrar en cada uno de nosotros, en favor nuestro y de todos las demás personas. Gracias también por darnos la oportunidad de participar en un acontecimiento histórico para Piura y para esta Iglesia que peregrina en nuestra Región. Gracias Señor porque nos has manifestado a través del Congreso tu infinito amor”.

Nuestro Arzobispo señaló que el Congreso Eucarístico y Mariano ha evidenciado una “profunda religiosidad y fe católica de todo el pueblo del norte del Perú. Nuestros hermanos tienen hambre de Dios, un deseo vivo de encontrarse con Cristo…La tierra ha sido removida muy bien por el Espíritu Santo. Ahora falta nuestro trabajo generoso, sabiendo que contamos con la ayuda del Señor y de Santa María. No nos durmamos en nuestros laureles. El Señor nos pide más apostolado, más evangelización, más entrega generosa”.

 De esta forma, Monseñor Eguren explicó que este domingo 12 de setiembre se leerá en todas las parroquias de Piura y Tumbes una carta con ocasión de la Conclusión del Congreso Eucarístico y Mariano en la cual expone algunas tareas que se presentan como horizonte apostólico.

“El Congreso ha manifestado la vitalidad de la Iglesia de Piura y Tumbes, abriendo caminos de renovación cristiana y social y marcando una nueva ‘primavera de la fe’ que infunde en nosotros un nuevo impulso en la evangelización”, explicó.

“Que esta renovación – prosiguió nuestro Pastor – se vea reflejada en un reverente Culto Eucarístico, en una pastoral más decidida por la familia y la juventud, un florecimiento de las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada, una mejor formación catequética, un incremento en la calidad de la educación católica, un mayor apostolado en las parroquias, movimientos eclesiales, asociaciones laicales, hermandades, cofradías y sociedades, entre otras acciones”.

 Monseñor Eguren agradeció especialmente el trabajo de los cientos de voluntarios que día a día durante el Congreso estuvieron generosamente atendiendo las diversas tareas de organización del evento. De manera particular agradeció el trabajo del Padre José Guillermo Uhen “quien tuvo la bondad, paciencia y la capacidad para reunir a diversos grupos y organizar este cuerpo de voluntarios que han sido la columna vertebral del Congreso. Gracias a todos ustedes porque han sacrificado su tiempo, han dado sus energías, han colaborado con su trabajo para ser la cara de bienvenida todos los días en el Congreso”, agregó.

Asimismo, agradeció en la persona del Padre Humberto Chávez a la Congregación Salesiana, dado que el Colegio Don Bosco y su Coliseo han sido sede del Congreso con dos multitudinarios eventos: el encuentro con los ancianos, enfermos y aquellos que trabajan en la pastoral de la salud, y el encuentro con los niños que se preparan para la Primera Comunión.

 También agradeció la excelente presentación del Coro de la Catedral que estuvo reforzado con voces pertenecientes a otros coros de diversas instituciones de Piura, quienes cada día del Congreso acompañaron con hermosos cantos religiosos las jornadas.

Finalizada la Santa Misa los presentes pasaron al salón principal de la Parroquia a un "compartir" donde Monseñor Eguren les relató  algunas anécdotas del Congreso Eucarístico y Mariano.

martes 7 septiembre, 2010