“Ustedes son los amigos que Jesús ha escogido para que sean sus testigos”

600 monaguillos de Piura se congregaron en el
I Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos

I Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos10 de septiembre (Oficina de Prensa).- Con la participación de 600 monaguillos provenientes de las diferentes parroquias de la Arquidiócesis de Piura, el último sábado se realizó en la Parroquia San José Obrero el I Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos.

Los asistentes, luego de reflexionar durante el día en la importancia de la espiritualidad, la vida de oración y la vida sacramental en el monaguillo, compartieron sus experiencias con el Pastor de Piura y Tumbes, quién luego de presenciar la gran cantidad de participantes y de escuchar atentamente sus testimonios, les manifestó su profunda alegría por el testimonio de una niñez y adolescencia de Cristo y de María. Incentivó además a convocar Encuentros en cada una de las vicarías durante el año y a tener anualmente un Encuentro Arquidiocesano.

I Encuentro Arquidiocesano de MonaguillosFinalizó esta hermosa jornada con la Santa Misa presidida por el Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., y acompañado por todos los monaguillos participantes revestidos. Estuvo concelebrada por el Pbro. Jimmy Coveñas Pacheco, Vicario de la Parroquia San Miguel Arcángel.

Durante la homilía Mons. Eguren, profundizó en la relación de Jesús en la Eucaristía con los monaguillos, sus testigos, apóstoles y amigos.

Inició sus palabras narrándoles sus experiencias de cuando él era Monaguillo a los 7 años de edad y como fue descubriendo y confirmando su vocación al sacerdocio “Sean amigos de Jesús en la Eucaristía. Es a Jesús a quien sirven en la Eucaristía. Escuchen la voz de Jesús cada vez que se acercan a servirlo en la Misa, la Eucaristía es el lugar privilegiado para escuchar su voz, de repente a más de uno de ustedes lo llama a ser sacerdote, a prestarle su voz y sus manos para que a través tuyo pueda perdonar los pecados, pueda llevar consuelo a los que sufren, llevar la unción a los enfermos…”

I Encuentro Arquidiocesano de MonaguillosMás adelante expresó: “Sean testigos de Jesús, primero realizando el servicio del Altar con recogimiento, piedad y devoción, que deben brotar del corazón, y expresarlo en los gestos, en el canto, en las respuestas de la Misa, para ser testimonio de Jesús, animando a los demás a que participen en la Misa con mucho fervor y con mucho amor… No se olviden, ustedes son los amigos que Jesús ha escogido para que sean sus testigos. Este amor que reciben en la Eucaristía, llévenlo también a sus familias, y a todas aquellas personas que más necesitan amor o sufren soledad”.

“Sean muy devotos de Santa María, rezándole todos los días, no sólo porque es nuestra Madre y la Madre de Dios, sino porque sin ella, en cierto sentido, no hubiese sido posible el misterio de la Eucaristía. Y de San Tarcisio, patrono de los monaguillos que entregó hasta su propia vida por amor a la Eucaristía.

Finalmente les dejó una gran tarea: la de crecer en número en cada una de sus parroquias, siendo ellos mismos los mejores apóstoles de futuros monaguillos.

I Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos

I Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos

lunes 10 septiembre, 2007