“SER ORDENADO DIÁCONO Y LUEGO SACERDOTE SIGNIFICA DARSE TOTALMENTE AL SEÑOR”

Piura y Tumbes celebra la ordenación de tres nuevos Diáconos conferida por Monseñor Eguren en la Basílica Catedral

 29 de abril (Oficina de prensa).- En el IV Domingo de Pascua, Domingo del Buen Pastor, nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., ordenó a tres nuevos Diáconos para nuestra Arquidiócesis en una emotiva y recogida ceremonia celebrada en la Basílica Catedral de Piura.

Cientos de fieles y numerosos sacerdotes de nuestra Iglesia Particular acompañaron a Franz Alfaro, Javier Dedios y Percy Pardo, quienes con profunda alegría recibieron la ordenación diaconal. Asimismo, escucharon atentamente las palabras de Monseñor Eguren que en su Homilía les recordó que “ser ordenado hoy diácono y mañana sacerdote significa precisamente darse totalmente al Señor, para que Él disponga de mí en cada circunstancia concreta de mi vida; para que yo lo sirva y siga su llamada; para conocerlo y amarlo cada vez más; para que mí voluntad se una a la suya totalmente y así mi actuar llegue a ser uno con el suyo.” (Puede leer el texto completo de la Homilía aquí)

 “Hoy quedarán configurados con Cristo que se hizo “diácono”, es decir servidor de todos (ver Mc 10, 45; Lc 22, 27). Cuando llegue el momento de vuestra ordenación sacerdotal no se olviden nunca de este día porque todo sacerdote sigue siendo diácono, a semejanza del Señor. Ruego a Cristo Jesús, el Buen Pastor, que les conceda hoy y para siempre el imitarlo en su caridad llena de sencillez y generosidad para con todos, especialmente con los pobres, los enfermos, los alejados y los pecadores. De esta manera darán testimonio, en un mundo que pretende excluir a Dios y hacer del poder, el tener y el placer los únicos criterios de vida, que la existencia sólo es bella y se despliega en plenitud en el amor servicial de Cristo“, manifestó nuestro Pastor.

Al concluir el rito de la ordenación diaconal por la imposición de manos y la oración consecratoria, Franz, Javier y Percy fueron revestidos con la estola y la dalmática, ornamentos propios del diácono. Finalmente recibieron de manos del Arzobispo de Piura y Tumbes el libro de los Evangelios.

Al finalizar la ceremonia, los presentes aplaudieron espontáneamente, manifestando así la alegría de contar en nuestra Arquidiócesis con nuevos diáconos, quienes a partir de hoy podrán bendecir matrimonios, presidir exequias, proclamarán el evangelio y realizarán servicios de caridad especialmente con los más pobres.

 


Franz Alfaro
 
Javier Dedios
 
Percy Pardo
 

 

domingo 29 abril, 2012