“SEAMOS HUMILDES Y MANTENGAMOS LA FE”

Arzobispo de Piura administró Sacramento de la Confirmación a 112 jóvenes de la Obra Social Bosconia – Piura

 27 de octubre (Oficina de Prensa).- En la mañana de hoy domingo en un clima de reflexión y alegría, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, administró el Sacramento de la Confirmación a 112 jóvenes pertenecientes a la Obra Social Bosconia de Piura. Estuvieron presentes en esta ceremonia un gran número de familiares de los confirmandos, las religiosas Hijas de María Auxiliadora y el R.P. Pedro Dabrowski S.D.B., quien concelebró esta eucaristía.

Al iniciar su homilía Monseñor Eguren se dirigió a los jóvenes presentes: “Queridos jóvenes el Evangelio de hoy nos enseña sobre la virtud más importante de todo cristiano e hijo de Dios, la humildad. Seamos como el publicano, seamos humildes ante Dios y ante los demás. Jóvenes, sean conscientes de que somos pecadores y que por ello estamos necesitados del perdón y de la misericordia del Señor. Todo bien, todo lo que somos y tenemos en esta vida nos viene del amor de Cristo. Por ello busquen al Señor con todo su corazón. Él sin mérito alguno de vuestra parte ha llamado a cada uno por su nombre y apellido y quiere que seas su fiel amigo, su apóstol y testigo de su amor”.

 A continuación agregó: “Hoy el Señor, a través de san Pablo, nos invita a que mantengamos la Fe. Este gran desafío se abre ante ustedes a través de su confirmación y supone un esfuerzo diario de cooperar con la gracia para ser fieles a Jesús, para no abandonarle, para ser su amigo, dándolo a conocer a los demás. Este es el sacramento del apostolado, y la mejor forma como ustedes van a lograr mantener la fe viva es esforzándose por compartirla y por darla a los demás, es decir, por llevar a Cristo a otros, así como muchos se han esforzado en este tiempo de vuestra preparación por darles a ustedes a Jesús. Joven, este es el hermoso horizonte al que te lanza tu confirmación y debes tener siempre en cuenta que mientras más se comparte la fe, más crece.”

Al finalizar su homilía nuestro Pastor se dirigió a los fieles presentes: “Que María Santísima, la más humilde de las siervas del Señor, nos enseñe siempre a ponernos delante del Señor con la actitud de un pobre que se sabe necesitado de Él y nos ayude a mantener la fe, es decir, la fidelidad a Cristo y a la Iglesia, para comunicar y anunciar esa fe a los demás.”

 

 

domingo 27 octubre, 2013