SANTO PADRE DESTACA LOS PILARES EN LOS QUE DEBE FUNDARSE LA VIDA CRISTIANA

 23 de enero (Oficina de prensa).- Durante el rezo del Ángelus dominical en la Plaza San Pedro, el Papa Benedicto XVI destacó hoy los cuatro pilares en los cuales los cristianos debemos fundar nuestra vida para «ser en el mundo signo e instrumento de íntima unión con Dios y de unidad entre los hombres”: la escucha de la Palabra de Dios transmitida en la viva Tradición de la Iglesia; la comunión fraterna; la Eucaristía y la oración.

El Santo Padre recordó que sólo así, permaneciendo unida firmemente a Cristo, la Iglesia puede cumplir eficazmente su misión, a pesar de los límites y de las faltas de sus miembros y a pesar de las divisiones, que ya el apóstol Pablo tuvo que afrontar en la comunidad de Corinto, como recuerda la segunda lectura bíblica de este Domingo.

Evocando la exhortación de san Pablo a la unidad, el Papa reiteró también el llamado del Apóstol a la conversión: “Él afirma que toda división en la Iglesia es una ofensa a Cristo y, al mismo tiempo, que Cristo es siempre la única cabeza y Señor, que podemos volver a encontrarnos unidos, por la fuerza inextinguible de su gracia. He aquí, entonces, el llamado siempre actual del Evangelio de hoy: ‘Convertíos porque el Reino de los cielos está cerca’ (Mt 4,17). El serio compromiso de conversión a Cristo es el camino que conduce a la Iglesia, con los tiempos que Dios dispone, a la plena unidad visible”.

Benedicto XVI reflexionó sobre la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, alentando a impulsar nuestra especial cercanía a los hermanos de Tierra Santa y Oriente Medio, que deben afrontar diversas pruebas. “Su servicio es así aún más precioso pues es reforzado por un testimonio que en algunos casos llega al sacrificio de la vida", dijo el Papa.

domingo 23 enero, 2011