Santo Padre Benedicto XVI autoriza la publicación del Documento Conclusivo de Aparecida

Documento final de Aparecida

11 de julio (Oficina de Prensa).- A continuación les ofrecemos el Documento Conclusivo de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe , celebrada en Aparecida Brasil, presentado en el marco de la XXXI Asamblea Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano realizado en La Habana, Cuba.

Así mismo, en dicha asamblea, se dio a conocer la Nueva Directiva del CELAM que dirigirán la Institución durante el cuatrienio 2007 – 2011.

Presidente Dom Raymundo Damasceno Assis, Arzobispo de Aparecida en Brasil.
Primer Vicepresidente Mons. Baltazar Porras Cardozo, Arzobispo de Mérida, Venezuela.
Segundo Vicepresidente Mons. Andrés Stanovnik, Obispo de Reconquista, Argentina.

Carta de S.S. Benedicto XVI a los hermanos en el Episcopado de América Latina y del Caribe

El 13 de mayo pasado, a los pies de la Santísima Virgen Nuestra Señora Aparecida en Brasil, he inaugurado con gran gozo la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe.

Conservo vivo el grato recuerdo de dicho encuentro, en el que he estado unido con vosotros en el mismo afecto por vuestros queridos pueblos y en la misma solicitud por ayudarles a ser discípulos y misioneros de Jesucristo, para que en Él tengan Vida.

Al mismo tiempo que expreso mi reconocimiento por el amor a Cristo y a la Iglesia, y por el espíritu de comunión que ha caracterizado dicha Conferencia General, autorizo la publicación del Documento Conclusivo, pidiendo al Señor que, en comunión con la Santa Sede y con el debido respeto por la responsabilidad de cada Obispo en su propia Iglesia particular, sea luz y aliento para una fecunda labor pastoral y evangelizadora en los años venideros.

En este Documento hay numerosas y oportunas indicaciones pastorales, motivadas con ricas reflexiones a la luz de la fe y del contexto social actual. Entre otras, he leido con particular aprecio las palabras que exhortan a dar prioridad a la Eucaristía y a la santificación del Día del Señor en los programas pastorales (cf. nn. 251-252), así como las que expresan el anhelo de reforzar la formación cristiana de los fieles en general y de los agentes de pastoral en particular. En este sentido, ha sido para mí motivo de alegría conocer el deseo de realizar una "Misión Continental" que las Conferencias Episcopales y cada diócesis están llamadas a estudiar y llevar a cabo, convocando para ello a todas las fuerzas vivas, de modo que caminando desde Cristo se busque su rostro (cf. Novo millennio ineunte, 29).

A la vez que invoco la protección de la Santísima Virgen en su advocación de Aparecida, Patrona del Brasil, y también en su advocación de Nuestra Señora de Guadalupe, Patrona de América y Estrella de la Evangelización, os imparto con afecto la Bendición Apostólica.

Vaticano, 29 de junio de 2007, solemnidad de los santos Apóstoles Pedro y Pablo.

S.S. Benedicto XVI

miércoles 11 julio, 2007