“SANTA MARÍA AUXILIO DE LOS CRISTIANOS”

Fiesta de María Auxiliadora

 30 de mayo (Oficina de Prensa).- Una gran cantidad de fieles llenos de devoción y amor filial hacia nuestra Madre la Virgen María acudieron la mañana del sábado 24 de mayo a la celebración de la Santa Misa con ocasión de la Fiesta de María Auxiliadora, la cual estuvo presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y fue concelebrada por los Padres Salesianos del Colegio Don Bosco y de la Obra Social Bosconia. Esta celebración eucarística se llevó a cabo en el Santuario de María Auxiliadora de nuestra ciudad.

En su homilía Monseñor Eguren manifestó que la devoción a María Auxiliadora se remonta a los orígenes de la Iglesia y por lo tanto es una devoción muy profunda en la espiritualidad cristiana “pero será Don Bosco, tras las apariciones que tiene de la Madre de Dios, quien impulsará esta devoción y la extenderá por medio de su Congregación por todos los rincones de la tierra y de la Iglesia. Queridos hermanos, la fe mueve montañas; cuando hay fe, Dios obra prodigios y milagros, realiza obras que para nuestras solas fuerzas humanas son imposibles. Por ello seamos como Don Bosco, quien confió en Dios y le abrió su corazón a través de su Madre la Virgen María”.

 “El Señor es tan bueno – agregó – que como sabe que somos débiles y a veces flaqueamos, nos ha querido entregar a su Madre para que la tengamos a Ella, la Mujer de la gran Fe, como auxilio en nuestro camino de fe, sobre todo en los momentos difíciles y en los que tenemos que ir cuesta arriba, para que junto a Ella no vacilemos, no perdamos el ánimo ni la tranquilidad de corazón, ni la alegría en medio del sufrimiento. Esto es lo que celebramos hoy en la Fiesta de María Auxiliadora, a María como nuestro auxilio, porque puedo recurrir a Ella en todo momento para encontrar consuelo en mi vida cristiana, ayuda en mis problemas y sobre todo fortaleza para seguir perseverando, porque sólo el que persevere hasta el final se salvará”.

 Antes de finalizar nuestro Arzobispo exhortó a los presentes a que “esta fiesta que celebramos todos los años sea una ocasión maravillosa para renovarle nuestro amor a nuestra Madre, pero no solamente en este día o los 9 días previos, sino que todos los días de nuestra vida debemos elevar nuestra mirada confiada hacia Ella y decirle como le rezamos en la Salve «vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos». No nos cansemos de mirarla y de consagrarle nuestra vida, de confiarnos a Ella como un hijo pequeño se confía a la protección de su madre, no dejemos de rezarle todos los días el santo rosario. Busquemos amarla como Jesús la ama, honrarla como la honra Jesús”.

Posteriormente, a las cinco de la tarde se dio inicio a la tradicional procesión de la venerada imagen de María Auxiliadora que partió del Santuario ubicado en el Jr. Libertad para realizar su recorrido por las principales calles de nuestra ciudad. Participaron centenares de fieles devotos que acompañaron la procesión con cantos y el rezo del Santo Rosario.

viernes 30 mayo, 2014