«SAN JOSEMARÍA ESCRIVÁ DE BALAGUER ANUNCIÓ CON PROFUNDA HUMILDAD A JESUCRISTO»

Monseñor Eguren celebra Santa Misa por fiesta de San Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei

 27 de junio (Oficina de Prensa) El día de ayer se celebró en la Ermita de la Universidad de Piura (UDEP) la Santa Misa por la Fiesta de San Josemaría Escrivá de Balaguer, Fundador del Opus Dei y Primer Gran Canciller de esta casa de estudios, la cual fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura.

En su homilía, Monseñor Eguren resaltó las virtudes de San Josemaría Escrivá que lo llevaron a ser un Santo en la vida cotidiana “San Josemaría Escrivá anunció con profunda humildad a Jesucristo, siendo fiel a la voluntad de Dios con ardor por la misión y con la conciencia de que todo lo ha recibido del Señor, como dijo el Beato Papa Juan Pablo II, San Josemaría fue elegido por Dios para anunciar la llamada universal de la santidad, convirtiendose en el santo de lo ordinario, pues para quien vive en una perspectiva de fe todo es ocasión de encuentro con el Señor y así la vida diaria nos revela una grandeza insospechada, la santidad está realmente al alcance de todos". 

“Que virtud tan importante es la humildad para construir nuestra santidad, sin embargo en este tiempo es una virtud que vemos escasa. La humildad de San Josemaría Escrivá lo llevó a no sentirse protagonista, pues para él, el gran protagonista es el Señor, y junto a la humildad están también la virtud de la fe, la esperanza y la caridad” precisó nuestro Pastor.

 Monseñor Eguren remarcó que “San Josemaría Escrivá se adelantó a nuestros tiempos anunciando la universalidad de la santidad que no es un privilegio de unos cuantos sino de todos pues es una exigencia del bautismo, la santidad se vive en lo cotidiano sirviendo a Dios y a los demás, como claramente lo señala el Decreto Pontificio sobre la heroicidad de sus virtudes, donde el  cristiano al buscar la unión con Dios a través del trabajo, tarea y dignidad perenne del hombre en la tierra, perdura más allá del cambio de los tiempos, y de las situaciones históricas como fuente inagotable de luz espiritual. El cristiano queridos hermanos, no es una persona triste, el cristiano lleva a Cristo que es la fuente de alegría y a veces cuanta falta hece esta alegría en medio de las noticias tristes que vemos, seamos pues, portadores del buen humor y la alegría”.

Al finalizar su homilía, nuestro Arzobispo agradeció la presencia del Opus Dei en la Arquidiócesis de Piura desde la Universidad hasta el apostolado que realizan y felicitó el proceso de beatificación de Dora del Hoyo, una ejemplar empleada doméstica que se convirtió en una de las más cercanas colaboradoras de San Josemaría Escrivá y sirvió a esta comunidad hasta su muerte en el año 2004. El Prelado del Opus Dei, Monseñor Javier Echevarria, presidió el acto de inicio del proceso en la Pontificia Universidad de la Santa Cruz en Roma e indicó "el ejemplo cristiano de esta mujer, con su fidelidad a la vida cristiana, contribuirá a mantener vivo el ideal del espíritu de servicio y a difundir en nuestra sociedad la importancia de la familia, auténtica Iglesia doméstica, que ella supo encarnar con su trabajo diario, generoso y alegre".

miércoles 27 junio, 2012