San Gregorio Nacianceno “Sin Dios el hombre pierde su grandeza”

San Gregorio Nacianceno8 de agosto (Oficina de Prensa).- El Santo Padre Benedicto XVI, en la Audiencia General de esta mañana desde el Aula Pablo VI y frente a los grupos de peregrinos y fieles de todas partes del mundo, dedicó su Catequesis a la figura de San Gregorio Nacianceno, “Padre de la Iglesia del siglo IV”.

La audiencia general ha concluido con el canto del “Pater Noster” y con la Bendición Apostólica impartida a todos los presentes.

A continuación ofrecemos el resumen en español, de la intervención de Su Santidad Benedicto XVI, publicado por la Santa Sede.

Queridos hermanos y hermanas:

San Gregorio Nazianceno, Padre de la Iglesia del siglo IV, fue un ilustre teólogo, orador y defensor de la fe cristiana. De noble familia frecuentó las más celebres escuelas de su época. Poco después de su bautismo, Gregorio se orientó hacia la vida monástica: le fascinaban la soledad, la meditación filosófica y espiritual. En el año 381, mientras participaba en el segundo Concilio Ecuménico, fue nombrado Obispo de Constantinopla, asumiendo la presidencia del Concilio. Pero inmediatamente, al levantarse una fuerte oposición contra él, tuvo que dimitir. Volvió a Nacianzo y durante dos años dirigió aquella comunidad cristiana. Después se retiró definitivamente en soledad hasta su muerte, dedicándose al estudio y a la vida ascética. San Gregorio, llamado también el “teólogo”, afirma que la teología no es una reflexión puramente humana, sino que nace de una vida de oración y de santidad, de un diálogo asiduo con Dios. En el silencio contemplativo, entretejido de estupor ante las maravillas del misterio revelado, el alma descubre la belleza y la gloria divina.

* * *

Saludo cordialmente a los visitantes de lengua española. En particular, saludo a las Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, que celebran su Capítulo General, a los seminaristas de la Diócesis de Granada, así como a los distintos grupos venidos de España, México y de otros países latinoamericanos. Que vuestra peregrinación a la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo fortalezca vuestra fe y acreciente vuestro amor a la Iglesia. ¡Gracias por vuestra visita!

miércoles 8 agosto, 2007