“Salva a tu Pueblo, Señor, Bendice a tu heredad”

Misa de Año NuevoMisa de Año Nuevo

1 de enero (Oficina de Prensa).- El Arzobispo Metropolitano de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., celebró la Santa Misa de Año Nuevo a las 9:00 de la noche en la Basílica Catedral de Piura, en la cual agradecemos a Dios por los dones recibidos en el año que culmina y a la vez le pedimos su bendición, protección y ayuda para el año que comienza.

“Nos hemos reunido para dar gracias a Dios por el año que nos ha concedido vivir y para implorar su bendición para el nuevo año que como don de su amor nos aprestamos a recorrer. Que Él nos proteja durante todo este año que hoy comenzamos. Que Él nos mantenga íntegros en la fe, inconmovibles en la esperanza y perseverantes hasta el fin en la caridad, manifestando así que la caridad pertenece a la naturaleza de la Iglesia y es manifestación irrenunciable de su propia esencia”, expresó durante su homilía.

Misa de Año NuevoIniciamos el año celebrando la Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, y con este motivo, Mons. Eguren durante su intervención exhortó a todos los fieles, a aprender de María, nuestra Madre, a acoger y guardar todos los acontecimientos del próximo año en el corazón, para ir descubriendo los planes que Dios tiene para cada uno de sus hijos. Manifestó: “La liturgia nos hace comenzar el año con la solemnidad de Santa María, Madre de Dios, ya que por la maternidad virginal de María, Dios Padre entregó a los hombres los bienes de la salvación. Como nos ha dicho San Pablo en la segunda lectura, al comienzo de la plenitud de los tiempos se encuentra una mujer, o mejor dicho la Mujer, Santa María. Por eso es conveniente que al comienzo de un nuevo año se celebre a la Virgen María como Madre de Dios. Es lo primero que vieron los pastores cuando corrieron a verificar el signo dado por el ángel: «fueron a toda prisa y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre». Al comenzar este año 2008, ante todos los acontecimientos que en él ocurran, que tengamos la actitud interior de la Madre de Dios: «María, guardaba todas estas cosas y las meditaba en su corazón».

Misa de Año Nuevo“Ahora bien, María es Madre de Dios pero también es Madre nuestra. Ella es nuestra Madre en el orden de la gracia. Qué bueno es saber al comienzo del año que contamos con Ella y que por tanto nada tenemos que temer. Qué bueno es saber al comienzo del año que caminamos bajo su guía maternal y que Ella nos alienta a no tener miedo en mostrar nuestra fe a los demás, es decir a evangelizar. Que reconfortante es saber al comienzo del año que Ella se interesa por nosotros y que podemos recurrir a Ella como mediadora, abogada, refugio y auxilio nuestro. Al comenzar el año hagamos el firme propósito de amarla más, con los sentimientos nobles del corazón de Jesús, para que así Ella nos muestre y nos dé siempre al fruto bendito de su vientre, el Señor Jesús”.

Misa de Año Nuevo“Al comenzar un Nuevo Año le pedimos al Señor, con las palabras del himno del Te Deum, que hoy rezaremos al final de la Misa: «Salva a tu pueblo Señor, bendice a tu heredad». Sí Señor, líbranos de todo mal, de todo peligro. Aleja de nuestra Región y del Perú, el pecado y los males que éste engendra: la violencia en todas sus formas, la desunión, los egoísmos y las frivolidades crecientes, la delincuencia y el crimen, el narcotráfico, la corrupción y el terrorismo. Las divisiones, los enfrentamientos y la pobreza, el permisivismo moral, los divorcios y el aborto. Bendícenos, Señor, es decir alcánzanos la gracia de trabajar unidos por la paz y así edificar una Piura y Tumbes dignas del nombre cristiano, donde reinen las bienaventuranzas del Reino. Concédenos Señor en este nuevo año, la sabiduría del diálogo que nos ayude a descubrir que es mucho más lo que nos une, que lo que nos separa. Mantén unidas a nuestras familias en tu amor. Has que defendamos la dignidad de la persona humana desde su concepción hasta su fin natural. Que desde nuestra fe cristiana y católica, trabajemos por el bien común que es deber y responsabilidad de todos, para así hacer realidad la ansiada Civilización del amor”.

Misa de Año NuevoAl final de la Santa Misa, Mons. Eguren anunció oficialmente el inicio este año de una Gran Misión en nuestra Arquidiócesis Metropolitana como respuesta al llamado del Santo Padre y de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano realizada en Aparecida, a evangelizar, es decir a anunciar la Buena Nueva del Evangelio revelada y entregada en Cristo, para que el hombre realice en plenitud su vocación.

El día de hoy, el Arzobispo de Piura y Tumbes, presidirá la Santa Misa en la Catedral a las 7:30 p.m.

Misa de Año Nuevo

martes 1 enero, 2008