QUE NUESTRA ORACIÓN INCESANTE SEA ¡VEN ESPÍRITU SANTO!

Solemnidad de Pentecostés

 12 de junio (oficina de prensa).- Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió esta mañana en la Basílica Catedral de Piura la Solemnidad de Pentecostés, con la cual concluye el tiempo litúrgico de la Pascua. Nuestro Arzobispo hizo un fuerte llamado a los fieles a rezar incesantemente para que el Espíritu Santo nos ayude a forjar una Piura más “justa y reconciliada”, y una cultura de diálogo que conduzca a “soluciones a favor de todos, especialmente los más pobres y necesitados”.

Monseñor Eguren manifestó su preocupación al ver “cómo la intolerancia, las amenazas de paros y revocatorias, y los ‘diálogos de sordos’ son moneda corriente en nuestra vida social. Recemos con insistencia: ¡Ven Espíritu Santo! Ven y ayúdanos a forjar una auténtica cultura del diálogo, pero de un diálogo basado en la escucha del otro, que sea franco, honesto y sincero, y que conduzca a soluciones a favor de todos especialmente los más pobres y débiles de nuestra sociedad. Ven Espíritu Santo: pon verdad ahí donde hay mentira. Ven Espíritu Santo: pon amor ahí donde hay egoísmo y sólo búsqueda de los propios intereses. Que la búsqueda del bien común sustituya a la ambición de grupo. Ven Espíritu Santo derriba los muros de nuestros egoísmos y que cada cual esté dispuesto a trabajar con sacrificio, transparencia y honradez por la construcción de una Piura más justa y reconciliada”, exhortó.

 Monseñor Eguren explicó la importancia de esta fiesta de Pentecostés, que significa “cincuenta días” después de la Pascua, en tanto la pasión, muerte y resurrección de Cristo y su ascensión al Cielo encuentran su cumplimiento en la efusión del Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos junto a María, la Madre del Señor, y los demás discípulos. “El Espíritu Santo es el amor que procede del Padre y del Hijo, el lazo de amor que une al Padre y al Hijo y que hoy se derrama en su Iglesia. El Espíritu Santo transforma los corazones hacia el amor, genera la fe, nos mueve hacia la verdad, restaura la comunión, construye la unidad”, afirmó.

Posteriormente Monseñor Eguren explicó que el conjunto de las lecturas y oraciones de la Misa de hoy “nos transmiten tres ideas que nos ayudan a comprender el gran don del Espíritu Santo: en primer lugar el Espíritu creador de todas las cosas, y el Espíritu Santo que Cristo ha hecho descender hoy del Padre sobre la Iglesia naciente, son uno mismo y por tanto creación y redención se implican mutuamente. Tanto la primera creación como la nueva creación (la obra de la salvación) constituyen un único misterio de amor, que tiene a Dios Uno y Trino por autor”.

 “En segundo lugar – agregó nuestro Pastor – el Espíritu Santo es el que nos impulsa a confesar a Jesús como Señor, es decir, que Jesús es Dios y que Dios es Jesús. Gracias a su acción en nuestras vidas podemos adherirle a Cristo nuestro corazón; crecer en el conocimiento de su misterio y dar testimonio de Él como el Reconciliador esperado de la humanidad. Finalmente el Espíritu Santo es el alma de la Iglesia, su principio vital; el soplo de vida exhalado sobre nosotros el día de nuestro bautismo que nos ha dado la nueva vida en Cristo y nos ha hecho formar de su Pueblo Santo que es la Iglesia”, concluyó.

En la celebración eucarística también estuvieron presentes directivos, personal administrativo y el comité de damas del Colegio de Ingenieros de Piura, encabezados por su Decano, el Ingeniero Néstor Castillo Burgos, para celebrar el 49° Aniversario de fundación de la institución.

domingo 12 junio, 2011