“QUE LA ESTRELLA DE LA FE NOS GUÍE EN ESTE NUEVO AÑO 2014 PARA ABRIRLE NUESTRO CORAZÓN A JESÚS”

Solemnidad de la Epifanía del Señor

 06 de enero (Oficina de Prensa).- Ayer domingo, día en que se celebró la Solemnidad de la Epifanía del Señor, una gran cantidad de fieles se congregaron en la Basílica Catedral de nuestra ciudad para participar de la Santa Misa presidida Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura.

En su homilía Monseñor Eguren reflexionó sobre el sentido de esta celebración: “Queridos hermanos, la fiesta que hoy celebramos debe llenarnos de particular alegría, porque hoy se manifiesta la dimensión universal de la salvación traída por Cristo. El Señor Jesús no es sólo el Mesías y el Salvador del pueblo de Israel, no ha querido salvar sólo a algunos, sino que el amor de Dios es tan grande que vino a iluminar y a salvar a toda la humanidad, Él busca salvarnos a todos y se entrega por todos nosotros”.

 Luego nuestro Pastor agregó: “Los tres Reyes Magos de Oriente, que se pusieron en marcha siguiendo la luz de la estrella de Belén en busca del Rey de Israel, no se detienen hasta encontrar al Niño Dios en brazos de María su Madre, y al hallarlo humildemente se postran de rodillas ante Él, le adoran y le ofrecen sus dones. Hermanos, tenemos mucho que aprender de la actitud de los Reyes Magos. En primer lugar nos enseñan a buscar en Cristo la respuesta a nuestra hambre de Dios, a nuestra sed de infinito. Preguntémonos: ¿es nuestra vida una constante búsqueda del Señor? La estrella que el Señor pone delante de nosotros para llevarnos a su encuentro es la Fe. Pero, ¿nos ponemos en camino con prontitud y nos dejamos guiar por la estrella de nuestra fe para ir al encuentro del Señor? ¿O como Herodes preferimos vivir en la comodidad de las falsas seguridades que nos ofrece el mundo y nos alejan del Señor? Sólo en el Señor Jesús se encuentra la Verdad que busca la razón humana y el Amor que anhela nuestro corazón. Al encontrar al Niño Jesús los Reyes Magos se postran ante Él y con ello nos enseñan que nunca el ser humano es más grande que cuando está de rodillas delante de su Señor y lo reconoce como su Creador y su Salvador. Ellos junto con sus dones, le ofrecen al Niño Dios el homenaje de su fe y su adoración. ¿Podemos decir que esta Navidad, tiempo que ya llega a su fin, ha sido una ocasión preciosa para encontrar y abrazar con amor a Jesús, para entregarle de una manera más profunda nuestra vida? No dejemos que los días pasen sin encontrar a Jesús, porque sólo en Él están la vida plena y la verdadera felicidad”.

Al concluir Monseñor Eguren exhortó a los fieles presentes: “Hermanos, seamos como los Reyes Magos que llegan de tierras lejanas sin saber qué iban a encontrar en el camino, pero dejándose guiar por la estrella de Belén y por su fe encuentran a Jesús. Que en este nuevo año 2014 nos dejemos guiar por la estrella de la Fe, abramos el corazón a Jesús de una manera más profunda y sincera para que podamos reconocerle como nuestro Señor. Ofrezcámosle a Él todo nuestro corazón y nuestra vida. Recordemos que sin el creador la criatura se desvanece y que el egoísmo de estos tiempos nos lleva a destruirnos entre nosotros mismos”.

 

 

lunes 6 enero, 2014