“QUE LA ALEGRÍA DE ESTA NOCHE SANTA PERMANEZCA ENCENDIDA EN NUESTRAS VIDAS COMO EL CIRIO PASCUAL”

Solemne celebración de la Vigilia Pascual

 07 de abril (Oficina de prensa).- Para celebrar la Resurrección de Cristo, la victoria de Jesús sobre el pecado y la muerte, cientos de fieles colmaron la Basílica Catedral de Piura que llenos de gozo de dispusieron a participar en la Solemne Vigilia Pascual presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, quien exhortó a los fieles católicos a que “la alegría de esta Noche Santa permanezca siempre encendida en nuestras vidas como el Cirio Pascual. Que comprendamos que la Pascua es Vida, que la Pascua es Santidad y que el don del Bautismo recibido nos exige ser santos”.

La liturgia de este día comienza en penumbras, luego Monseñor Eguren bendice el fuego en el atrio de la Catedral en donde es encendido el cirio pascual, cuya luz nos habla de Cristo que ha vencido a las tinieblas. Tras el ingreso procesional y el canto del pregón pascual, nuestro Arzobispo presidió la Liturgia de la Palabra en la que se recuerdan las maravillas que Dios ha realizado para salvar al primer Israel, y cómo en el avance continuo de la Historia de la salvación, al llegar los últimos tiempos, envió al mundo a su Hijo, para que, con su muerte y resurrección, salvara a todos los hombres (lea la Homilía completa aquí).

 En su Homilía Monseñor Eguren también pidió a los presentes que con nuestras vidas seamos testigos de la Pascua “que cuando nos oigan y vean, todos adviertan en nosotros las señales de la Resurrección. Que hemos hecho del amor la norma suprema de nuestra vida, porque Tú Señor nos amaste y te entregaste por nosotros como ofrenda y sacrificio. Que nos comportamos en la vida cotidiana como miembros de tu Reino de Luz, dando los frutos de la bondad, la rectitud y la verdad”.

 Durante esta celebración un grupo de catecúmenos recibieron de manos de Monseñor Eguren el Santo Bautismo y los Sacramentos de Iniciación Cristiana. Nuestro Pastor les indicó que “el Bautismo es antes que nada un don, pero es también responsabilidad, tarea y misión”.

Asimismo, nuestro Pastor dijo que “el Bautismo que ahora recibirán los lanzará a la aventura más apasionante de todas: la de ser amigo de Jesús; a la tarea más bella de todas: la de ser cristiano”.

Finalmente, Monseñor Eguren les deseó a todos una ¡Feliz Pascua! Que el Señor resucitado colme nuestras vidas de esperanza, de aquella que brota de saber que Él ha resucitado y ha vencido para siempre el pecado y la muerte.”

 

 

domingo 8 abril, 2012