«La Santa Cruz es signo del amor de Dios por cada uno de nosotros»

Canonesas de la Cruz celebran 90 años de fundación

15 de septiembre (Oficina de Prensa).- Con inmenso gozo, la Congregación de las Canonesas de la Cruz de Piura, celebraron los 90 años de fundación y de servicio a Dios y a su Iglesia, con una Santa Misa presidida por nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., en la Capilla del Asilo de ancianos.

“Nos unimos a todas las Religiosas Canonesas de la Cruz presentes en el mundo entero, para agradecer el don de su congregación y de su vocación, que a lo largo de estos 90 años, vienen entregándose al servicio de la Iglesia para gloria de Dios”, expresó nuestro Pastor.

La celebración eucarística se llevó acabo el día de ayer, 14 de septiembre, Fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz… “Que hermosa la fiesta de la Exaltación de la Santísima Cruz que hoy celebramos… La cruz que es signo del amor de Dios por cada uno de nosotros, signo de perfecta Reconciliación con el Padre, con nosotros mismos, entre nosotros y con todo lo creado. La cruz nos recuerda que el amor de Cristo nos acompaña, que el Señor Jesús camina con nosotros… La cruz nos recuerda también que esta es nuestra vocación, amar como Cristo nos ha amado. Nosotros estamos llamados a vivir el amor hasta el extremo. Sólo amando como Cristo en la Cruz, podemos encontrarnos a nosotros mismos, encontrar la auténtica libertad y nuestra realización personal”, manifestó Mons. José Antonio Eguren.

Durante su homilía y dirigiéndose a las religiosas Canonesas de la Cruz, les agradeció por su generoso trabajo en nuestra Arquidiócesis y les pidió que sean muy fieles a su vocación, al carisma fundacional, a sus constituciones, estatutos y reglamento. Y recordando las palabras de la Sierva de Dios Teresa de la Cruz dijo: “Que las últimas palabras pronunciadas por Madre Teresa: «entrego mi vida por la salvación de las almas, por mi Congregación, por los Párrocos del Perú y de todo el mundo», las ilumine siempre y las conduzca a una mayor entrega y santidad en su vocación… Que el Señor las bendiga y les conceda santas y abundantes vocaciones”.

La Congregación Canonesas de la Cruz fue fundada en Lima, por la Sierva de Dios, Madre Teresa de la Cruz Candamo, el 14 de setiembre de 1931. El carisma de las Religiosas Canonesas, es seguir a Cristo por el camino de la Cruz y dar a conocer el valor de la Cruz, ayudando en las parroquias en la liturgia y en la catequesis. Actualmente se encuentran en diversas ciudades del Perú, así como en Argentina, Chile, Venezuela e Italia.

El pasado mes de abril, la Sierva de Dios Teresa de la Cruz, recibió el estatus de venerable por el Santo Padre Benedicto XVI, primer paso hacia la santidad de la religiosa peruana. “Confiamos que dentro de poco veamos elevada en los altares a una santa peruana en estos tiempos que el Perú necesita una nueva oleada de santidad”, expresó nuestro Arzobispo durante la celebración.

Teresa de la Cruz Candamo Álvarez Calderón nació en Lima el 19 de Agosto de 1875. En 1903 su padre fue elegido Presidente de la República, pero falleció en pleno ejercicio de la presidencia del Perú. A raíz de esto tuvo que viajar a Europa con su familia donde descubrió que su vocación era la de abrazar la vida religiosa. En 1906 conoció al Papa Pío X en Roma y en 1919 fundó la congregación de las Canonesas de la Cruz en Lima, convirtiéndose en la segunda congregación de religiosas fundada en el Perú. Falleció en 1953.

martes 15 septiembre, 2009