PIURA CELEBRA A SU PATRONA NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN

Monseñor Eguren visita parroquias Nuestra Señora del Tránsito de Sullana y Castilla

 16 de agosto (Oficina de Prensa).- El día de ayer con ocasión de la Solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen María, Patrona de la ciudad de Piura, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V, Arzobispo Metropolitano de Piura, visitó las parroquias Nuestra Señora del Tránsito de Sullana y Castilla, donde recordó a los fieles que la Fiesta de la Asunción sea motivo para fortalecer nuestra fe y hacernos cada vez más un pueblo mariano.

En la Santa Misa Sullana, Monseñor Eguren saludó al P. José Sandoval Purizaca al cumplirse 3 años de su ordenación sacerdotal. Estuvieron concelebrando los Padres Jimmy Coveñas, José Chero y Cesar Ortiz.

En su homilía, Nuestro Arzobispo recordó que “la Fiesta de Asunción es una de las más hermosas. En ella celebramos el tránsito de la Virgen María al cielo, que podemos definirla como la grandeza del triunfo de hijo”.

  “La asunción de María es un dogma de fe, es la formulación de una verdad revelada por Dios en la cual nosotros los hijos de la Iglesia estamos llamador a creer. El Papa Pio XII definía ex – cathedra esta verdad de fe “Pronunciamos, declaramos y definimos que es dogma revelado por Dios que la Inmaculada Madre de Dios siempre Virgen María, concluido el curso de su vida terrena, fue asunta a la gloria celestial en cuerpo y alma. Este misterio de la vida de Santa María, tiene una Intima vinculación con el don de su Inmaculada Concepción. María desde el primer instante de su concepción fue inmune al pecado original, y por su cooperación activa y libre con la gracias de Dios, nunca cometió pecado alguno”.

En tanto, en Castilla Monseñor Eguren saludó a la Alcaldesa la Señora Violeta Ruesta y a todos los presentes por el 92° aniversario de la creación de este distrito.

 Nuestro pastor reflexionó sobre la Asunción de María como dogma de fe: “Esta verdad de fe que hoy celebramos nos enseña a comprender que estamos como peregrinos en la tierra y en el fondo el cristiano sabe que su verdadera patria es el cielo, y sabe también que tiene que aspirar a los bienes de allá arriba. No olvidemos nuestro anhelo de eternidad, no pongamos nuestras seguridades en las cosas del mundo. Acojamos la gracia que Dios nos da, pues el cielo lo tenemos que merecer esforzándonos cada día por la santidad de nuestras vidas”.

Monseñor Eguren alentó a los presentes a mirar la vida con esperanza ya que, en la Asunción Santa Madre María fue llevada al cielo con nuestra humanidad y esto nos dice que al final de los tiempos nosotros también nos conduciremos al cielo en cuerpo y alma, “María y Jesús resplandecen como un signo de esperanza, por ello el cristiano que es hijo de María, camina por este mundo alegre a pesar de todo, siempre mira el futuro con confianza y esperanza”.

 “La iglesia rinde culto a dos corazones: el Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María. Dos corazones que nos aman hasta el extremo y que desde el cielo no dejan de preocuparse e interceden por nosotros, María ante su hijo y el hijo ante su padre” indicó nuestro Pastor.

Al finalizar su homilía, Monseñor Eguren exhortó a los fieles a no dejar de rezar el rosario y hacerlo sobre todo en familia, para que mediante ello podamos unirnos más al amor de nuestra madre y “que esta fiesta nos lleva a buscarla, ella es nuestra madre, no una madre en sentido figurado, es madre nuestra en sentido real, en el orden de la gracia. Madre de la Iglesia que la exalta porque grande ha sido su fe y siempre fue humilde sierva del Señor”.

Acabada la Santa Misa, Monseñor Eguren saludó y entregó un reconocimiento a las profesoras ganadoras del concurso “El buen maestro de Castilla” organizado por la parroquia Nuestra señora del Tránsito y la Municipalidad de Castilla.

jueves 16 agosto, 2012