PENTECOSTÉS: EL ESPIRITU SANTO DA FUERZA Y VALENTÍA PARA EL ANUNCIO DE CRISTO

 23 de mayo (Oficina de prensa).- Con gran recogimiento cientos de fieles católicos se congregaron este domingo en la Basílica Catedral de Piura para celebrar la Solemnidad de Pentecostés, fiesta mediante la cual se conmemora el descendimiento del Espíritu Santo sobre los Apóstoles, a los cincuenta días después de la Resurrección de Cristo.

La Santa Misa fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, quien recordó durante la homilía que el Espíritu Santo “es el que da coraje, fuerza y valentía a los apóstoles para anunciar con inteligencia y sabiduría la Palabra de Cristo, quien es el Camino, la Verdad y la Vida. Es el Espíritu Santo el que nos ayuda a recordar y profundizar en el misterio de Dios y del hombre, y a adherirnos a la Verdad”.

 “El Espíritu Santo es viento, es fuerza misteriosa que produce efectos visible, efectos benéficos, buenos para el mundo, para cada uno de nosotros… El Espíritu Santo infunde ánimo, alegría entusiasmo. No está presente donde hay derrotismo, tristeza y desánimo. El Espíritu Santo nos da fortaleza en la alegría y en el sufrimiento”, agregó.

Nuestro Pastor recordó, además, que “la Iglesia, de la que todos nosotros somos parte, vive de la constante efusión del Espíritu Santo”. Posteriormente reflexionó sobre la centralidad de la Virgen María en Pentecostés, quien nos ayuda a profundizar en el misterio de su Hijo y nos impulsa a dar testimonio de Él en nuestra vida.

“Santa María es la que atrae con su oración la presencia viva del Espíritu Santo sobre los apóstoles…Ella nos enseña a ser dóciles a las mociones del Espíritu Santo y a vivir siempre bajo su acción, como Ella que desde su Inmaculada Concepción, en la Anunciación – Encarnación y a lo largo de toda su vida siempre fue la fiel cooperadora del Espíritu de la Verdad y del Amor”, indicó.

Monseñor Eguren también destacó la acción del Espíritu Santo como aquel que “transforma la debilidad en fortaleza”, a propósito de los constantes ataques en contra del Santo Padre en los últimos meses, “y sin embargo, han sido miles las personas que en estos últimos días en sus visitas apostólicas y encuentros públicos, le han demostrado su amor, fidelidad y adhesión al Papa Benedicto XVI”, explicó.

 Luego de impartir la bendición apostólica a todos los presentes nuestro Pastor bendijo a un numeroso grupo de imágenes de Vírgenes Peregrinas, iniciativa del Movimiento de Vida Cristiana, que tiene como fin acrecentar la piedad filial a Santa María, con el rezo del Santo Rosario en familia y la participación en la Santa Misa dominical. Este nuevo grupo de 50 imágenes de Vírgenes Peregrinas, en su advocación de Nuestra Señora de la Reconciliación, recorrerá diversas zonas de la Arquidiócesis.

Al terminar la celebración eucarística, Monseñor Eguren hizo mención a la restauración de la imagen de San Miguel Arcángel, ubicada en el lateral izquierdo de la Basílica Catedral. Hasta la fecha ya se han restaurado el Altar del Sagrado Corazón, el Altar de la Sagrada Familia, un vitral de San Miguel Arcángel y se encuentra en plenos trabajos el Altar del Señor Cautivo Peregrino de Ayabaca, labores que se han realizado gracias al compromiso y colaboración de empresas y familias de la ciudad.

 

 

 

domingo 23 mayo, 2010