PARROQUIA SANTÍSIMO SACRAMENTO DE PIURA CELEBRÓ SUS BODAS DE ORO

Santa Misa fue presidida por el Arzobispo de Piura y Tumbes

 04 de septiembre (Oficina de prensa).- La Parroquia Santísimo Sacramento celebró sus 50 años con una Santa Misa presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y concelebrada por el Párroco de lugar, el R.P. José Guillermo Uhen, el R.P. George Flynn, el R.P. Emilio Labán y el R.P. Felipe de Benito.

“El Señor ha estado grande con nosotros, por eso hoy se cumplen 50 años de este peregrinar y estamos alegres”, expresó nuestro Arzobispo al iniciar su homilía, lo cual provocó espontáneos y fuertes aplausos de los fieles presentes que llenaron la Parroquia.

Monseñor Eguren prosiguió destacando la importante labor pastoral que durante estas cinco décadas la Parroquia Santísimo Sacramento ha realizado al servicio de la comunidad piurana. “La obra es de Dios y la realiza siempre buscando la libre cooperación humana, aquellos instrumentos humanos que libremente respondan a su invitación. Por eso hoy agradecemos a tantos que han hecho posible el surgimiento de esta Parroquia de tan extenso territorio arquidiocesano: Nuncios, Cardenales, Obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y tantos laicos que en su sentido de honda pertenencia a la Iglesia, en su generosidad, compromiso, y dedicación han hecho posible que esta comunidad sea una comunidad viva”.

 Asimismo, nuestro Pastor destacó el origen de la Parroquia Santísimo Sacramento como fruto palpable del VI Congreso Eucarístico Nacional de 1960 con sede en Piura. “Las cosas buenas en la Iglesia comienzan de rodillas delante del Santísimo Sacramento, parten del Señor y se dirigen al Señor. Por eso debemos tomar conciencia que el don más grande que tiene la Iglesia es la Eucaristía porque ahí está Cristo. Y sabemos que con Cristo todo es posible. Los acontecimientos de esta Parroquia a lo largo de sus años hay que leerlos en clave eucarística: baste mencionar la adoración diaria y perpetua al Santísimo Sacramento. Si el punto de partida es la Eucaristía, las cosas podrán mantenerse y sostenerse en el tiempo”, afirmó Monseñor Eguren.

Haciendo alusión al Evangelio tomado del capítulo 18 de san Mateo, nuestro Arzobispo indicó que Jesús llama a sus discípulos a distinguirnos por una vida de amor, y “para lograrlo es fundamental la Eucaristía. Cada vez que comulgamos recibimos al mismo Señor y el Señor es amor. Sin la Eucaristía el cristiano no tiene posibilidad de amar”, sostuvo.

Finalmente Monseñor Eguren alentó a los fieles a celebrar las Bodas de Oro de la Parroquia viviendo con pasión el presente y proyectándose con ilusión al futuro, siempre de la mano del Señor y el don de la Eucaristía.

 Cabe recordar que en el mes de agosto de 1960 se realizaba en nuestra ciudad el VI Congreso Eucarístico Nacional. Su Santidad el Papa Juan XXIII había enviado a Piura, como su representante para este importante evento, al Cardenal Richard Cushing, Arzobispo de Boston, Estados Unidos, en la altísima función de Legado Papal para presidir el magno evento.

Durante su permanencia en Piura el Cardenal Cushing constató la escasez de sacerdotes y Parroquias, y conmovido por esta situación se comprometió a gestionar el envío de sacerdotes norteamericanos con la misión de atender concretamente tres nuevas parroquias: Urbanización Grau (hoy Santísimo Sacramento), Julio Rodríguez y Negritos.

El entonces Obispo de Piura, Monseñor Carlos Alberto Arce Masías, comenzó a realizar las gestiones necesarias para que este ofrecimiento se hiciera realidad. Es así como el 4 de septiembre de 1961 se lleva a cabo la Erección Canónica de la Parroquia Santísimo Sacramento, ceremonia que se efectuó en uno de los ambientes del Colegio San Miguel de Piura y que contó con la presencia del entonces Nuncio Apostólico Monseñor Rómulo Carboni, los obispos de Piura y las autoridades de la ciudad.

LLAMADOS A LA CORRECCIÓN FRATERNA

 Como es tradicional a las 11 de la mañana en la Basílica Catedral de Piura Monseñor Eguren, celebró la Santa Misa correspondiente al XXIII Domingo del Tiempo Ordinario. En el Evangelio Jesús nos exhorta a la corrección fraterna, en donde el amor fraterno comporta un sentido de responsabilidad recíproca, por lo que, si mi hermano comete una culpa contra mí, yo debo ser caritativo con él y, ante todo, hablarle personalmente, haciéndole presente que lo que ha dicho o hecho no es bueno. De esta manera, nuestro Arzobispo alentó a los presentes a vivir la corrección fraterna la cual indicó “comienza en el hogar”.

“Si el esposo, la esposa, el hijo, el vecino, el amigo están equivocados debemos hablarles y corregirlos, siempre con caridad, con amor. Los corrijo no para mofarme de la persona, para enrostrarle su falta, sino porque quiero su bien integral, porque quiero su salvación eterna. La corrección siempre debe ir respaldada por una vida que se esfuerce cada día por vivir lo que dice, lo que corrige”, expresó nuestro Pastor. 

Asimismo, y refiriéndose a las palabras de Jesús en las que asegura que “si dos de vosotros se ponen de acuerdo en la tierra para pedir algo, sea lo que fuere, lo conseguirán de mi Padre que está en los cielos”, Monseñor Eguren señaló que de manera especial la “Misa dominical es una instancia de unirnos con Cristo, por Cristo y en Cristo, y de unidad entre nosotros. Por lo tanto, nuestra presencia en la celebración eucarística no puede ser pasiva, debemos unirnos a Jesús realmente presente entre nosotros. Aspiremos siempre a tener un solo corazón en Cristo y tengamos la certeza de que el Padre no nos negará nada de lo que le pidamos en nombre de su Hijo”.

Monseñor Eguren también recordó que desde hoy y hasta el 11 de septiembre se celebrará en todo el Perú la Semana Nacional de la Familia, días en los que la Iglesia Católica alienta a padres e hijos a rezar juntos 10 minutos por esta institución que es decisiva para el futuro de la humanidad.

La Familia como “célula primera y vital de la sociedad” es una realidad que va estrechamente unida a la vida, en tanto el hombre y la mujer, unidos por el amor y con el vínculo indisoluble del matrimonio, son quienes dan vida a un nuevo ser para amarlo, cuidarlo y formarlo. De esta manera, se iniciará la Semana Nacional de la Familia con la “Jornada por la Vida” el 04 de septiembre, para celebrar el segundo Domingo de este mes el “Día de la Familia”.

lunes 5 septiembre, 2011