Nuevo párroco en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario

Nuevo párroco en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario16 de febrero (Oficina de Prensa).- Entre acogedores aplausos y muestras de cariño, numerosos fieles de la Parroquia Nuestra Señora del Rosario recibieron al nuevo párroco, el Pbro. Juan Félix Rebolledo Herrera.

Esta celebración eucarística realizada el día de ayer, Domingo VI del Tiempo Ordinario, a las 7:00 p.m., estuvo presidida por Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura y concelebrada por los sacerdotes salesianos, Pedro Dabrowski y Alcibíades Ramos, de la Obra Social Bosconia.

Nuevo párroco en la Parroquia Nuestra Señora del RosarioDurante su homilía, el Pastor de Piura y Tumbes exhortó a los fieles católicos de esta comunidad parroquial a ser “una comunidad viva en el amor, en la compasión, en la esperanza y en la caridad… Que no le falte al rebaño la atención y solicitud de su Pastor pero que tampoco le falte al Pastor la obediencia y la solicitud del rebaño”, expresó.

Luego de la lectura del Decreto, el nuevo párroco pronunció su Profesión de Fe y realizó el Juramento de Fidelidad, con los cuales se comprometió a forjar una comunidad de Fe, de Culto y de Caridad. Inmediatamente después, nuestro Arzobispo le hizo entrega de los lugares donde se celebran los sacramentos y de los símbolos de su ministerio: las llaves del templo, el Baptisterio, el Confesionario, el Libro de la Palabra y finalmente los ornamentos para la Eucaristía.

Nuevo párroco en la Parroquia Nuestra Señora del RosarioAl final de la celebración, el Pbro. Juan Rebolledo, recibió el saludo de los fieles que le manifestaron su cercanía y apoyo.

Los últimos años, esta parroquia estuvo a cargo del Pbro. Gilmer Peña Escalante, quien ahora es párroco de la Parroquia Nuestra Señora de Fátima.

Mons. José Antonio Eguren siguiendo las enseñanzas del Santo Evangelio sobre la curación del leproso (Marcos 1,40-45) manifestó: “Tanto el Señor Jesús como el leproso tienen cosas que enseñarnos: el leproso, hombre lleno de fe y de profunda confianza, sale a buscar con audacia a Jesús, se acerca a Él y pronuncia esta hermosa oración llena de profunda humildad «Si quieres, puedes limpiarme». Con estas palabras el leproso nos enseña a pedir con fe en nuestra oración, fe que supone dejarle al Señor la decisión sobre nuestra vida y sobre aquello que le pedimos… Asimismo el Señor Jesús movido a compasión, nos dice el Evangelio, extendió su mano, le tocó y le dijo: «Quiero; queda limpio.». El Señor Jesús, Dios y hombre compasivo y misericordioso, nos enseña, a cada uno de nosotros, a abrazar el sufrimiento como si fuera propio, a tener un corazón compasivo, misericordioso, solidario y comprometido con el corazón del prójimo”.

Nuevo párroco en la Parroquia Nuestra Señora del RosarioEn otro momento dijo: “Todos tenemos un corazón impuro por el pecado,… que en esta cuaresma, que empieza el próximo 25 de febrero con el miércoles de ceniza, nos acerquemos como este leproso al encuentro con el Señor Jesús en la confesión”.

Nuevo párroco en la Parroquia Nuestra Señora del Rosario
lunes 16 febrero, 2009