“No más violencia entre peruanos”

Día de la Bandera

No mas violencia07 de junio (Oficina de prensa).- Con ocasión de conmemorarse el 129 Aniversario de la Batalla de Arica, en la mañana de hoy, se llevó acabo la Renovación del Juramento de Fidelidad a la Bandera, en el Óvalo Bolognesi de Piura.

Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió el Acto Litúrgico en el cual, refiriéndose a los recientes acontecimientos de violencia en nuestra selva, exhortó: “¡No más violencia entre peruanos! ¡No más sangre derramada entre peruanos! La violencia sólo engendra violencia. Es hora de fomentar el diálogo en la verdad.”, enfatizó.

A continuación les ofrecemos el texto completo de su intervención.

No mas violencia“En este día en que conmemoramos el 129 aniversario de la Batalla de Arica y renovamos nuestro juramento de fidelidad a nuestro sagrado bicolor, quiero pedirles a todos, gobernantes y gobernados, que miremos por un momento a nuestra querida Bandera… Ella flamea altiva a lo largo y ancho de todo nuestro territorio nacional, de norte a sur, de este a oeste. Ella nos recuerda que todos somos peruanos. Que el Perú es uno solo, heterogéneo, pero siempre uno solo; fruto de un solo proceso histórico y cultural que ha tenido en la fe cristiana su crisol. Todos los que vivimos en este país, tanto en la costa, como en la sierra, como en la selva, con uniforme o sin él, somos peruanos. Nuestra única Bandera, la roja y blanca, reclama entonces de todos nosotros nuestra unidad, fraternidad, y reconciliación”.

“Nuestros santos, próceres y héroes, entregaron su vida por nuestra Bandera, entregaron su vida por el Perú. No dieron años de servicio o períodos de tiempo de gobierno. Dieron sus vidas. Con todo el derecho que les da el haber entregado sus vidas por la Patria, hoy nos preguntan: ¿servimos realmente al Perú? ¿O más bien nos servimos del Perú para nuestros intereses egoístas, sean éstos personales, de grupo o de partido?”

Dia de la Bandera“Ante los recientes hechos de violencia, la Iglesia mira con profundo dolor lo acontecido. Deploramos la violencia. Lamentamos la pérdida de vidas peruanas, tanto de nuestros valerosos policías como de nuestros hermanos nativos de la selva. Desde aquí digo: ¡No más violencia entre peruanos! ¡No más sangre derramada entre peruanos! La violencia sólo engendra violencia. Es hora de fomentar el diálogo. Pero que se me entienda bien. No el diálogo por el diálogo, sino aquel diálogo que pone sobre la mesa la verdad, porque sólo cuando ello ocurre, la fuerza y la búsqueda del propio interés dejan su paso a una justicia ecuánime y solidaria de donde brota el bien común”.

“Hermanos que la epopeya de la Batalla de Arica y la inmolación del Coronel Francisco Bolognesi y la de los valerosos defensores del Morro de Arica, nos anime a seguir su ejemplo y nos de la fortaleza para empeñarnos todos juntos en forjar un Perú justo, fraterno y reconciliado, fundado en los valores y en las virtudes morales que hacen grande a una nación”. Ellos soñaron con una Patria libre, soberana y grande. No defraudemos el sacrificio que ellos hicieron por nosotros”.

domingo 7 junio, 2009