MONSEÑOR EGUREN CELEBRÓ SANTA MISA POR EL DÍA DE LA VIRGEN DEL CARMEN

 19 de julio (Oficina de prensa).- Con una Santa Misa fue celebrado el pasado 15 de julio en la ciudad de Piura el Día de Nuestra Señora del Carmen en la Capilla del mismo nombre, la cual fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, y concelebrada por el Pbro. Christian Bayona, y en la que participaron miembros de la Hermandad y devotos de la Virgen del Carmen.

Monseñor Eguren destacó lo extendida que está esta devoción en nuestro país y “ciertamente cuando uno mira el calendario litúrgico del Perú y también su geografía podemos decir que nuestro calendario es mariano y que nuestra geografía es mariana. Por lo tanto, somos un país que le pertenece a Jesús. Porque María es toda de Jesús, Ella le pertenece por completo a Jesús. Lo que le da sentido a María es que es la Madre de Jesús, y la gran cooperadora en la obra reconciliadora de su Hijo. Toda Ella nos habla de Jesús, toda Ella rebosa de Jesús en particular su ardiente y doloroso corazón.”

 “Esta fiesta de la Virgen del Carmen – continuó nuestro Pastor – no solamente nos hace recurrir a Ella para cogernos de su poderosa intercesión. Ella nos ama porque somos sus hijos. No somos indiferentes para Ella, sino todo lo contrario, Ella nos quiere y nos conoce con nuestro nombre y apellido. Por eso, que esta fiesta sea un ocasión hermosa para pedirle por todas las gracias que podamos necesitar en la vida, sean estas materiales o espirituales. Pero, por sobretodo, comprendamos que la devoción a la Virgen no sólo debe quedar en este apelar a su poder de intercesión, sino que la devoción a la Virgen supone también quererla con los afectos puros y nobles del corazón de Jesús y descubrirnos también sus hijos.”

Monseñor Eguren recordó que Santa María quiere que en cada uno de nosotros Jesús nazca con fuerza. “Así como Ella dio a luz a Jesús en Belén, así quiere darlo a luz en tu vida. Ella lo que quiere es ayudarte a llevar a Cristo en todo, pensar, sentir, actuar como Él lo haría si estuviera en tu lugar. Pero para que María pueda obrar esto en tu vida se requiere de nuestra parte amarla con los afectos del corazón de Jesús para que a través de nuestro amor filial, de nuestra docilidad y de nuestra entrega a Ella, María pueda ayudarnos a conocer, amar y seguir más de cerca a Jesús.”

 El día de esta celebración de la fiesta de la Virgen del Carmen también se celebró el día de San Francisco Solano, religioso franciscano que vivió en Lima a comienzos del siglo XVII, y el cual se destacó por su ardoroso espíritu evangelizador y su alegría en el trabajo pastoral.

“La figura de San Francisco Solano nos lleva a reflexionar en que la santidad es alegría. Muchas veces pensamos que es un camino de tristezas, de contrariedades. La vida cristiana es un camino de alegría, no hay nada más hermoso que seguir a Cristo. Es como el sol de Piura que vemos salir todos los días, que nos alegra la existencia y nos motiva en la jornada y en el trabajo que tenemos que realizar. Por eso nunca creamos que seguir a Cristo es un camino triste, un camino de represión. Es el camino para ser realmente personas, para ser auténticamente libres, para desplegarnos, para realizarnos plenamente.”

Posteriormente, Monseñor Eguren destacó la penitencia como una característica de San Francisco Solano, quien las ofrecía por el perdón de sus pecados y por las personas en general. De la misma manera, agregó nuestro Arzobispo, "la Virgen del Carmen nos dice hagan penitencia y hagan oración por los propios pecados. Y la penitencia es saber darle la contra a las tentaciones, huir de ellas cuando se nos presenten, es combatir nuestros pecados, nuestros malos hábitos, siempre apoyados en la gracia de Dios. La penitencia es saber ofrecer las contrariedades de la vida.”

"La Virgen del Carmen – concluyó Monseñor Eguren – nos pide que seamos buenos, que seamos santos. Lo que quiere es que nosotros, sus hijos en la fe, nos parezcamos en todo lo posible a su Hijo Jesús. Quien es devoto de la Virgen la honra rechazando el pecado, esforzándose por ser en todo fiel a Jesús”.

lunes 19 julio, 2010