Monseñor Bruno Musaró, Nuncio Apostólico del Perú recibió las “Llaves de la ciudad”

 5 de Febrero (Oficina de prensa).- En un cálido ambiente colmado de fe, entusiasmo y auténtica comunión eclesial, Su Excelencia, Monseñor Bruno Musaró participó de un solemne recibimiento por parte de las autoridades de nuestra Región, en el Salón de Actos “Miguel Grau” de la Municipalidad de Piura, donde fue declarado Huésped Ilustre de la Ciudad.

El emotivo programa se inició con la presentación de un video con los extractos de la Visita del Papa Juan Pablo II a Piura, el recordado 4 de febrero de 1985. Luego de entonar el Himno Nacional, el Regidor Sr. Juval Córdova fue el encargado de dar las palabras de bienvenida al Nuncio Apostólico.

 Continuó la Sesión con la participación de nuestro Pastor Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., quien luego de agradecer la acogida de la Municipalidad de Piura y recogiendo el llamado a la evangelización que nos hiciera el Siervo de Dios Juan Pablo II en tierras piuranas señaló: “Piura tiene tres grandes amores: a la Eucaristía, a la Virgen Santísima y su adhesión filial al sucesor de San Pedro… tres amores que nos dejó la evangelización constituyente. Piura reconoce en el Nuncio Apostólico, al Papa, al dulce Jesús de la tierra… Somos una Región profundamente eucarística, profundamente mariana y profundamente amante del Santo Padre”.

También agradeció e hizo un reconocimiento especial a Monseñor Oscar Cantuarias, Arzobispo Emérito de Piura, quien gracias a su gestión, tenacidad e insistencia hizo posible la visita de Juan Pablo II a Piura, hace 25 años. Finalmente nos exhortó a asumir la tarea de sumar a la gesta evangelizadora precedente, nuestra cuota y esfuerzo… “todos estamos llamados a ser evangelizadores permanentemente evangelizados. Llevemos en todos los ámbitos la presencia viva y encarnada del Evangelio, asumamos el desafío de nuestro presente, el de anunciar a Jesús a todo el mundo”, manifestó.

 La señora Mónica Zapata de Castagnino, Alcaldesa Provincial de Piura, al dirigirse al Nuncio Apostólico, agradeció su presencia en nombre del pueblo piurano y refirió que: “Piura es fervientemente católica. Los piuranos compartimos la misma alegría de tenerlo entre nosotros y nos unimos en el deseo del tan anhelado progreso para todos, fortaleciendo el núcleo esencial de la sociedad que es la familia.”

Posteriormente, Mons. Musaró, recibió de manos de la Alcaldesa Provincial de Piura, las “Llaves de la Ciudad”, siendo nombrado «Huésped Ilustre», causando una gran ovación entre los asistentes. Profundamente conmovido Mons. Bruno Musaró señaló: “El calor de Piura es un calor de amor, las demostraciones de cariño al representante del Papa, nos recuerdan ese momento histórico de hace 25 años en el que el Papa les trajo ese mensaje de aliento y esperanza”.

Al referirse al Acto Solemne recalcó “… Esto significa que las autoridades políticas de un país aprecian el servicio que la Iglesia a través de los Obispos, sacerdotes y religiosos brindan a una determinada población. La comunidad política y la Iglesia buscan un mismo objetivo común, el respeto de la dignidad de la persona humana… política e Iglesia están al servicio de la persona humana y de la comunidad, buscando cada una su tarea por el bien común.”

 Estuvieron presentes también: el Presidente Regional Dr. César Trelles Lara, el Alcalde de Castilla, Sr. Ricardo Whacheng Morales, numerosas autoridades civiles, diplomáticas, representantes de las Fuerzas Armadas, comunidades religiosas, sacerdotes, seminaristas, delegaciones de las diversas parroquias, hermandades, movimientos eclesiales y miembros del Consorcio Arquidiocesano de Colegios Parroquiales de Piura.

Cabe mencionar que durante la Sesión Solemne, el coro de la Municipalidad de Piura interpretó dos piezas musicales, una en italiano y la segunda, el bello canto “El Rosal Viviente”. Finalmente se dio paso al Brindis de Honor y se realizó el saludo de los presentes.

 

 

viernes 5 febrero, 2010