MENSAJE DEL SEÑOR ARZOBISPO METROPOLITANO DE PIURA EN EL DÍA MUNDIAL DE LA LUCHA CONTRA EL SIDA

 Al celebrarse en todo el mundo el próximo 01 de diciembre, el día de la lucha contra el SIDA, renovamos nuestro compromiso de estar junto a aquellos hermanos afectados directamente por este mal y sus familiares, con nuestras oraciones y nuestra caridad cristiana. Esta fecha es también ocasión privilegiada para renovar nuestro llamado a no estigmatizar ni discriminar a quienes padecen tan grave enfermedad; recordemos que Dios ama con predilección a estos pequeños hijos suyos que cargan con una pesada cruz de sufrimiento y dolor. La infección por VIH-SIDA, verdadera epidemia de nuestros tiempos, tiene un rostro concreto en tierras piuranas, siendo fuente de sufrimiento para cientos de hermanos nuestros, entre hombres, mujeres —incluyendo a madres gestantes en espera de dar a luz— y niños: anualmente fallecen personas por esta causa y lamentablemente no paran de registrarse decenas de nuevos casos.

Celebramos los progresos logrados en los tratamientos médicos, que actualmente han mejorado la sobrevida de las personas infectadas, disminuyendo así las muertes por SIDA. A pesar de ello, los Organismos Internacionales siguen constatando hoy como punto débil en el control de la trasmisión de este mal, las conductas humanas ligadas a la sexualidad. Se debe reconocer que los medios terapéuticos son insuficientes para frenar la diseminación de la infección por VIH/SIDA. Por ello la Iglesia insiste en la adecuada prevención, desde el contexto humano más amplio de la educación al amor. Es imprescindible promover estilos de vida saludables que correspondan a la naturaleza del ser humano, que privilegien la postergación de las relaciones sexuales hasta el matrimonio y la fidelidad en el mismo, así como el rechazo frontal de la promiscuidad. Estas medidas constituyen la auténtica vía “segura”, posible de ser recorrida por hombres y mujeres, jóvenes y adultos, y que ha de ser propuesta para libre adhesión de todos.

San Miguel de Piura, 29 de noviembre de 2013

 

 

viernes 29 noviembre, 2013