MENSAJE DEL ARZOBISPO METROPOLITANO DE PIURA EN EL DÍA MUNDIAL DE LUCHA CONTRA EL SIDA

 01 de diciembre (Oficina de prensa).- Al celebrarse el Día Mundial contra el SIDA exhortamos a todos a rezar por las personas que hoy sufren de esta fatal enfermedad y por sus familias, y a tener gestos concretos de caridad que permitan a estos hermanos nuestros experimentar la presencia cercana del Señor Jesús trayéndoles perdón, reconciliación, consuelo y esperanza. La Iglesia Católica no abandonará nunca su compromiso en la lucha contra este mal de nuestro tiempo, que alcanza a hombres, mujeres y niños.

Aunque los afectados se cuentan por millones, hoy leemos que la tasa de nuevas infecciones por el VIH está estabilizándose en algunos países en el mundo, incluyendo la región de América Latina. La educación de los jóvenes —como lo reconoce la UNESCO— es un factor decisivo en este cambio, especialmente en relación a la prevención del mal, al incrementar los conocimientos y reforzar actitudes positivas entre los jóvenes. Por ello, insistimos con firmeza en la enseñanza que, cuando es acogida y vivida, es garantía de dar fruto abundante de salud y de vida: la forma adecuada de hacer frente al mal debe centrarse en la humanización de la sexualidad, en su valoración positiva que permita que esta se despliegue como expresión del amor y de la totalidad del ser humano. La sola fijación en el preservativo (condón) significa la banalización de la sexualidad y no permitirá detener la diseminación del VIH. Finalmente se debe recordar que el medio más seguro avalado por la ciencia para prevenir la difusión de la infección es la abstinencia de relaciones sexuales antes del matrimonio y la fidelidad conyugal.

 

San Miguel de Piura, 01 de diciembre de 2010

ARZOBISPADO DE PIURA
OFICINA DE PRENSA Y COMUNICACIONES

martes 30 noviembre, 2010