MATRIMONIOS DE PIURA Y TUMBES RENOVARON SUS COMPROMISOS ANTE DIOS

 15 de noviembre (Oficina de prensa).- Para renovar el sacramento del matrimonio, crecer en comunión fraterna de espíritu y de acción, y participar en la vida y en la misión de la Iglesia, cerca de 300 matrimonios pertenecientes a la Comunidad Bodas de Caná renovaron su consagración a Dios en una Santa Misa que fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, en presencia del Coordinador General Nacional de Bodas de Caná y miembros de la Comunidad.

Durante su homilía Monseñor Eguren agradeció el trabajo que Bodas de Caná viene realizando en la Arquidiócesis de Piura y Tumbes, esencial para rescatar la dignidad del matrimonio, sacramento que es fuente de gracia y santificación y, por lo tanto, de felicidad y de despliegue para quien tienen el llamado a esta vocación.

 “Qué importante es el apostolado que busca rescatar la dignidad del matrimonio. Ése es el apostolado que están llamados a realizar. Si queremos darle un rostro verdaderamente humano a nuestro futuro, no podemos ignorar el don precioso de la familia, fundada sobre el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer en un consorcio de amor abierto a la vida”, señaló nuestro Pastor.

Posteriormente Monseñor Eguren exhortó a los matrimonios presentes a “amar la familia y proclamar con valentía y convicción su buena nueva. Ofrezcan el testimonio firme de la familia fundada en el matrimonio entre un hombre y una mujer, salvaguardándola y promoviéndola, pues ella es sumamente importante para el presente y futuro de la humanidad. El futuro de la humanidad se fragua en la familia”.

 “Tienen una tarea apostólica primordial: sean la primera línea de defensa de la vida. La familia está llamada a promover la vida humana desde la concepción hasta su fin natural. La familia es el ámbito natural donde la vida, don de Dios, es acogida y defendida de los muchos ataques y amenazas que hoy sufre. Hay intereses oscuros que insisten a tiempo y a destiempo en lograr la despenalización del aborto en nuestro país. Defendamos a los más pobres entre los pobres, a los que no tienen voz, a los concebidos no nacidos”, concluyó.

Antes de finalizar la Santa Misa los matrimonios renovaron sus compromisos de fidelidad y compromiso con la misión de la Iglesia rezando juntos “La Oración de Consagración de los Matrimonio de Bodas de Caná”.

 

 

 

miércoles 16 noviembre, 2011