MÁS DE MEDIO MILLAR DE JÓVENES DICEN “SÍ” A JESÚS EN LA ARQUIDIÓCESIS DE PIURA

 18 de noviembre (Oficina de prensa).- Los jóvenes de nuestra Arquidiócesis continúan respondiendo con firmeza y valentía a la invitación que les hace Jesús a renovar las promesas bautismales y a madurar como cristianos coherentes y comprometidos, al recibir el Sacramento de la Confirmación de manos de Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura.

Del 10 al 13 de noviembre más de medio millar de confirmandos de Piura, Sullana y Mallares han dado este importante paso de vida cristiana en recogidas celebraciones eucarísticas.

ILUMINADOS POR LA VERDAD QUE ES CRISTO

 El miércoles 10 de noviembre recibieron el Sacramento de la Confirmación alumnos del Colegio Montessori de Piura. En la homilía Monseñor Eguren les recordó que el “sentido de la Confirmación se resume en ser iluminados por la Verdad que es Cristo. En este Sacramento recibimos la plenitud del Espíritu Santo, a la tercera persona de la Trinidad. El Espíritu Santo es el espíritu del Amor, el espíritu de la Verdad, el espíritu que nos irá recordando todo lo que Jesús nos enseñó, el espíritu que nos permitirá profundizar y entender mejor el sentido de nuestra vida, la verdad de nuestro ser”.

Nuestro Arzobispo alentó a los jóvenes a asumir el reto de la Confirmación: “ de lo que se trata a partir de hoy es de dejar actuar al Espíritu Santo, ser dóciles a Él para vivir iluminados de la Verdad de Cristo. Esto es clave si quieren ser auténticos, ser libres y alcanzar la felicidad. Fruto de la Verdad es la libertad. No podemos ser libres sin la Verdad, y no hay posibilidad de Verdad plena sin Cristo”.

COHERENCIA DE VIDA CRISTIANA

 La Catedral de Piura fue el lugar donde el jueves 11 de noviembre se confirmaron cientos de alumnos del Colegio Las Arenas, Santa Ana y San Luis Gonzaga de Piura. En la oportunidad Monseñor Eguren recordó que ”Jesús es el único que puede hacernos personas plenas en el auténtico sentido de la palabra. Seguirlo a Él exige coherencia de vida cristiana. A partir de hoy, en lo que digas o hagas ¡que se te note que eres cristiano! Vivimos tiempos difíciles en que a los cristianos se nos exige dar testimonio de ello. Seremos signos de contradicción y muchas veces nos tocará decir ¡no! El Sacramento de la Confirmación exige de ustedes testimonio, coherencia, fidelidad a Cristo, pertenencia a la Iglesia. Muchos esperan de ti ese anuncio, responde a esa responsabilidad que se te confía”.

“No te olvides – continuó Monseñor Eguren – de recurrir a nuestra Madre Santa María para que te ayude a ser dócil al Espíritu Santo y con fidelidad sigas a Jesús dando en todo testimonio de Él”.

ANUNCIAR CON VALENTÍA

 El viernes 12 de noviembre se Confirmaron jóvenes del Colegio Pedro Chanel de Sullana, a quienes Monseñor Eguren exhortó a “madurar en la amistad con Cristo. La Confirmación supone adentrarnos en el conocimiento profundo de Jesús, que nos ilumina la mente, despierta nuestra adhesión de corazón y nos impulsa a una acción decidida”.

Nuestro Pastor recordó que “la Iglesia es y será siempre la garantía para una adecuada y correcta amistad con Cristo. La Confirmación los vincula de manera más profunda a la Iglesia, por eso este sacramento les pide mayor comunión con la Iglesia de la que forman parte desde su bautismo. Por eso, sean hombres y mujeres de oración, de misa dominical, de comunión eucarística, de confesión frecuente, de meditación de la Palabra, de catequesis. Es la Iglesia la que nos ayuda a mantenernos en la profesión de fe. Es en la comunión con la Iglesia donde mi fe se mantiene fortalecida”.

 Monseñor Eguren alentó a los confirmandos a “anunciar a Cristo con tu palabra valiente, no hay que tener miedo a hablar de Él. El mundo nos presenta propuestas que nos esclavizan, que nos degradan. Y yo ¿tendré miedo de hablar de Cristo? No te olvides que esa palabra te exigirá un respaldo: la propia vida, la coherencia de vida. Las palabras podrán conmover, pero el testimonio arrasa. Es importante que te tomes muy en serio tu Confirmación, pues te exigirá cada día vivir como si Cristo estuviera en tu lugar”.

SÓLO JESÚS PUEDE DARTE LA VERDADERA FELICIDAD

 En la Capilla Nuestra Señora del Rosario de Fátima, en Mallares, tuvo lugar la Confirmación de los jóvenes de esa localidad el sábado 13 de noviembre. Monseñor Eguren les recordó que “la Confirmación supone que cada uno de ustedes hace de Jesús el ideal de su vida, la medida de su vida. Sólo Él puede colmar esa, sed la felicidad que hay en lo profundo de mi corazón. Las propuestas del mundo no pueden hacerlo”.

“Y Jesús ¿cómo responde a ese compromiso tuyo, a esa amistad? – preguntó nuestro Arzobispo -. Les envía su Espíritu Santo. Jesús se alegra que quieran ser sus discípulos, hoy se alegra que hayan descubierto que sólo Él puede darles la verdadera felicidad. Les envía el Espíritu con los siete dones para que puedan amarlo y seguirlo más fiel y cercanamente”.

Monseñor Eguren explicó a los jóvenes que “desde hoy tiene que notarse que son cristianos por lo que digas, hagas, por las decisiones de vida que tomas. Que se vea tu esfuerzo por ser fiel a la fe y a Jesucristo”.

ENTREGA, COMPROMISO, GENEROSIDAD

 También el sábado 13 de noviembre en la tarde, centenares de jóvenes de la Parroquia San José Obrero recibieron el Sacramento de la Confirmación de manos de Monseñor Eguren y acompañados del Párroco, Pbro. Luis Arrasco.

Monseñor Eguren exhortó a los jóvenes a estar “siempre preparados, siempre vigilantes, siempre en gracia de Dios, siempre en constante conversión. Tengan la actitud del discípulo responsable que siempre está atento a su conversión. Como aquel cristiano que se duerme tranquilo porque si llega su hora no tiene nada qué temer”.

Nuestro Arzobispo les explicó que “Jesús es el único que es. Muchos vendrán y les dirán “Yo soy” entre ellos las sectas y las ofertas del mundo. Sólo Jesús y su Iglesia, la que Él fundó, es la que te presenta al Cristo auténtico. Sólo Él es la respuesta a esas ansias de plenitud. Hoy en tu Confirmación le dices ‘sé que tu eres, por eso estoy aquí’. Y Él responde dándote su Espíritu Santo para que lo sigas, lo conozcas y lo ames. ¿Vale la pena poner la vida en lo perecedero, en lo que no permanecerá para siempre. El sentido de la vida está en el que estará con nosotros para siempre. Sólo Jesús permanece ¿Quién tiene la victoria sobre la muerte? ¿El dinero, el placer, el poder? ¿Quién puede darnos la eternidad después de esta vida? Sólo Jesús”.

 “Ése es el desafío – continuó Monseñor Eguren -: a entregarse, a comprometerse, a seguirlo con generosidad. ¡No te arrepentirás! Si tienes dudas, mira la vida de los santos, para encontrar inspiración para tu vida, fidelidad y fortaleza para tu vida. Los santos lo fueron porque se dejaron tocar por la fuerza del Espíritu de Cristo y transformaron su vida”.

jueves 18 noviembre, 2010