“LLEGAR AL CIELO O AL INFIERNO DEPENDE DEL BUEN O MAL USO DE TU LIBERTAD”, RECUERDA MONSEÑOR EGUREN

 26 de septiembre (Oficina de prensa).- Cientos de fieles católicos acudieron hoy a la Catedral de Piura para participar en la Santa Misa que fue presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, en el marco de las celebraciones de la Fiesta de San Miguel Arcángel, Patrono de la Basílica Catedral y de la Ciudad, que desde hace algunos días se llevan a cabo con encuentros, oraciones y procesiones que culminarán este miércoles 29, día central de la Fiesta. La Santa Misa fue concelebrada por el Pbro. Miguel Medina, Párroco de la Basílica Catedral de Piura y el Pbro. Christian Bayona.

Monseñor Eguren se refirió al Evangelio de este domingo sobre el rico Epulón y el pobre Lázaro: "el primero vive en el lujo y en el egoísmo y, cuando muere, acaba en el infierno. Mientras que el pobre, que se alimentaba con lo que caía de la mesa del rico, cuando muere es llevado por los ángeles a la morada eterna de Dios y de los santos".

 “Esta parábola nos exhorta a mirar nuestra vida pensando en el misterio de la muerte. Todos en algún momento vamos a morir, no sabemos cómo, cuándo o dónde. Y después de la muerte vendrá un juicio donde obtendremos la salvación o la condenación eterna. Cabe preguntarnos ¿Cómo estamos viviendo? ¿Cómo estoy ejerciendo mi libertad? Vida sólo hay una y es importante preguntarse si las decisiones que tomo cada día me encaminan al cielo o al infierno”.

Seguidamente Monseñor Eguren manifestó que nuestra mirada de la vida es “muy achatada, muy inmanente. Es necesario tener una mirada de eternidad, que no significa desatender los problemas de la vida, pero a veces nos ganan las urgencias de este mundo y no miramos más allá. Debemos ser conscientes que según como hayamos vivido nuestra vida presente tendrá consecuencias para lo que nos espera en la vida futura”.

“Estamos llamados a conquistar el cielo como nos advierte San Pablo en la segunda lectura (1Tim, 11 – 16). Conquistar la eternidad depende de ti. ¡Asegura el cielo con las decisiones que tomas desde tu libertad! ¡Estamos a tiempo de cambiar, estamos a tiempo de convertirnos!”, exhortó a los presentes nuestro Pastor. 

“¿Por qué termina condenado el rico? – agregó Monseñor Eguren – porque endurece su corazón, se vuelve egoísta y ambicioso. El Señor nos advierte que el egoísmo, el apego al dinero y a las riquezas, la avaricia, la mezquindad, la indiferencia ante las necesidades de los demás traen consigo gravísimas consecuencias para toda la eternidad. Quien no abre su corazón al amor, a sí mismo se excluirá de la comunión de amor que Dios nos ofrece más allá de esta vida”.

Finalmente, Nuestro Arzobispo recordó a los fieles que tenemos a Jesús quien “nos muestra el camino que nos asegura la eternidad. Debemos creer en Cristo y hacer vida sus enseñanzas. Eso nos conducirá a la vida eterna y nos permitirá construir una sociedad más justa y reconciliada.”

Al terminar la Santa Misa, miembros de la Hermandad de San Miguel Arcángel llevaron en sus hombros el anda con la imagen del santo Patrono para llevarla en procesión por las calles aledañas a la Catedral de Piura.

domingo 26 septiembre, 2010