LA VIDA EN CUALQUIER FASE O CONDICIÓN ES SIEMPRE BELLA

Celebración del Aniversario del Hogar Clínica San Juan de Dios

05 de marzo (Oficina de prensa).- Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, celebró hoy la Misa en honor al Santo Patrón de los Hermanos Hospitalarios y trabajadores de las Obras San Juan de Dios, en la Capilla del Centro de Reposo (CREMPT) ubicado en nuestra ciudad.

La fiesta de San Juan de Dios, que se celebra el 8 de marzo, fue ocasión para que nuestro Pastor agradeciera  la labor que realizan por más de 30 años los miembros de esta Orden, en la atención a personas con enfermedades psiquiátricas y a niños con discapacidades motoras, destacando el valor y la belleza de la vida por sobre cualquier fase o condición:  San Juan de Dios impulsado por el amor de Cristo se hizo prójimo del hermano, se hizo sensible al sufrimiento y asumió el dolor del otro como propio en un amor afectivo y efectivo, valorando la vida de cada ser humano sin mayor condición. La vida en cualquier fase o condición es siempre bella, es un reflejo del amor de Dios. Debemos defender la vida por nacer desde su concepción hasta su fin natural, no nos dejemos engañar por  las campañas que quieren promover el aborto en el Perú, primero quitando la pena y luego haciéndolo legal, cuando lo legal tiene que ser siempre moral. El aborto es injusto y  no es un derecho de la persona”, afirmó Monseñor Eguren.

Asimismo, nuestro Arzobispo expresó su total rechazo a una próxima publicación denominada “75 opiniones sobre el aborto”,  la cual ha sido patrocinada por grandes multinacionales abortistas y en la que se manifiestan sobre el tema diversos personajes del ámbito cultural peruano que defienden el aborto. Monseñor Eguren dijo enérgicamente que “se trata de una publicación donde falta la voz principal: la del concebido no nacido. ¿Se le ha preguntado si quiere vivir?… Seguramente respondería: ¡Mamá déjame vivir, valgo igual que tú, soy persona, soy inocente en tu vientre materno! En su silencio es una persona sagrada e inviolable.”

Cabe recordar que el CREMPT es una institución dedicada al tratamiento de pacientes con enfermedades psiquiátricas. Es dirigida por los Hermanos Hospitalarios, quienes desinteresadamente brindan este servicio a la comunidad piurana y se mantiene gracias a la labor de los miembros de esta hermandad y el apoyo de instituciones amigas.

El CREMPT no sólo atiende a pacientes de la Región Piura, sino también a los provenientes de otros lugares como Tumbes, Trujillo y Amazonas.

Al celebrar la fiesta de San Juan de Dios a continuación les ofrecemos su biografía:

Nació y murió un 8 de marzo. Nace en Portugal en 1495 y muere en Granada, España, en 1550 a los 55 años de edad. De familia pobre pero muy piadosa, su madre falleció cuando él era todavía muy joven, y su padre murió como religioso en un convento.

En su juventud fue pastor, muy apreciado por el dueño de la finca donde trabajaba, por lo que le propusieron que se casara con la hija del patrón y así quedaría como heredero de aquellas posesiones. Pero el santo dispuso permanecer libre de compromisos económicos y matrimoniales pues deseaba dedicarse a labores más espirituales. Estuvo de soldado bajo las órdenes del genio de la guerra, Carlos V en batallas muy famosas, y la vida militar lo hizo fuerte, resistente y sufrido.

Luego de salir del ejército, decidió entregarse a la vida apostólica, vendiendo estampas y libros religiosos en las calles. Llegó a Granada a predicar religiosos de la congregación de San Luis de Ávila, y San Juan asistió a uno de sus elocuentes sermones, y en pleno sermón, cuando el predicador hablaba contra la vida de pecado, el santo se arrodillo y empezó a gritar: «Misericordia Señor, que soy un pecador». Se confesó con San Juan de Ávila y se propuso como penitencia fingir como loco para que la gente lo humillara y lo hiciera sufrir. Repartió entre los pobres todo lo que tenía en su pequeña librería, empezó a deambular por las calles de la ciudad pidiendo misericordia a Dios por todos su pecados, y como la gente lo creyó loco, empezaron a atacarlo a pedradas y golpes. Fue llevado al manicomio donde los encargados le dieron fuertes palizas que eran ofrecidas por San Juan por la conversión de los pecadores. Además, el santo corregía a los guardias y les llamaba la atención por el modo tan brutal que tenían de tratar a los pobres enfermos

Tras salir del manicomio, San Juan fundó un hospital, y enseñó con su ejemplo que a ciertos enfermos hay que curarles primero el alma si se quiere obtener después la curación de su cuerpo. Sus religiosos atienden enfermos mentales en todos los continentes y con grandes y maravillosos resultados, empleando siempre los métodos de la bondad y de la comprensión, en vez del rigor de la tortura.

El 8 de marzo de 1550, sintiendo que le llegaba la muerte, se arrodilló en el suelo y exclamó: «Jesús, Jesús, en tus manos me encomiendo», y quedó muerto, así de rodillas. Había trabajado incansablemente durante diez años dirigiendo su hospital de pobres, con tantos problemas económicos que a veces ni se atrevía a salir a la calle a causa de las muchísimas deudas que tenía; y con tanta humildad, que siendo el más grande santo de la ciudad se creía el más indigno pecador. El que había sido apedreado como loco, fue acompañado al cementerio por el obispo, las autoridades y todo el pueblo, como un santo. Después de muerto obtuvo de Dios muchos milagros en favor de sus devotos y el Papa lo declaró santo en 1690. Es Patrono de los que trabajan en hospitales y de los que propagan libros religiosos.

Los religiosos Hospitalarios de San Juan de Dios son 1,500 y tienen 216 casas en el mundo para el servicio de los enfermos.

sábado 5 marzo, 2011