“LA VERDADERA FELICIDAD SE ENCUENTRA EN EL SÍ GENEROSO A LOS PLANES DE DIOS”

 08 de diciembre (Oficina de prensa).- En el día en que la Iglesia Católica celebra la Solemnidad de la Inmaculada Concepción nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., presidió por la mañana en la Basílica Catedral de Piura la Santa Misa que contó con la presencia de numerosos fieles, en su mayoría miembros de la Familia Sodálite que celebraron el 40° Aniversario de su fundación.

Monseñor Eguren en su homilía pidió a Santa María, la “llena de gracia” nos enseñe a pronunciar un sí generoso a los Planes de Dios porque es ahí donde se encuentra nuestra verdadera felicidad: “María, acogiendo con su ‘Sí los proyectos de Dios, nos ha abierto el camino de la salvación. Con su ejemplo nos enseña a pronunciar también nuestro ‘sí’ obedeciendo los designios divinos. Es en el sí a los Planes de Dios donde está nuestra felicidad, no en mis planes, no en mis proyectos, sino en los de Dios. María nos enseña esta verdad fundamental: en el sí a Dios nuestra vida encuentra su plenitud.”

 “La Solemnidad de la Inmaculada Concepción nos invita a meditar en la respuesta de la Virgen de Nazaret al don recibido. Nos asombra ver la manera cómo Ella sale al encuentro de la iniciativa de Dios – Amor, cómo coopera desde su libertad con los designios divinos. Su respuesta, su Sí, lleno de fe y de amor, es una respuesta al don de la Inmaculada Concepción: ‘He aquí la Sierva del Señor, hágase en mí según tu palabra’ (Lc 1, 38)”, explicó Monseñor Eguren.

"El sí generoso de María – continuó nuestro Arzobispo – nos llena de esperanza porque el pecado no tiene la última palabra, el mal ha sido derrotado con la venida de Jesús. El misterio de la Inmaculada Concepción es por tanto fuente de esperanza y de consuelo para nosotros, pues María nos dice que la gracia es más grande que el pecado, que el amor de Dios es más fuerte que el mal y sabe transformarlo en bien”.

 Al dirigirse a los miembros de la familia sodálite en Piura, Monseñor Eguren dijo que “en estos 40 años de vida hemos sido guiado por las manos de María Inmaculada, y hoy elevamos nuestras oraciones para que nos ayude a ser cada vez más fieles a la misión encomendada. Llamados a participar intensamente en la misión evangelizadora de la Iglesia no nos cansemos de buscar que la dinámica de la Buena Nueva alcance y transforme todo cuanto esté en contraste con la Palabra de Dios y con su designio de salvación”, concluyó nuestro Pastor.

La Santa Misa fue concelebrada por sacerdotes de la Arquidiócesis de Piura y contó con la presencia de los integrantes del Sodalicio de Vida Cristiana (SCV), comunidades religiosas, amigos y colaboradores de la Familia Sodálite en Piura.

El Sodalicio de Vida Cristiana fue fundado en la ciudad de Lima un 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Hoy su familia espiritual, conocida como Familia Sodálite, incluye al Movimiento de Vida Cristiana, la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, las Siervas del Plan de Dios, la Asociación de María Inmaculada, y la Hermandad de Nuestra Señora de la Reconciliación, instituciones de la Iglesia fundadas por Luis Fernando Figari. En julio de 1997 el Sodalicio de Vida Cristiana recibió la aprobación del Papa Juan Pablo II, convirtiéndose así en una institución eclesial de Derecho Pontificio.

viernes 9 diciembre, 2011