“LA MISIÓN DE SER JUEZ ES IMPARTIR LA JUSTICIA QUE SE ASIENTA EN EL SEÑOR QUIEN ES EL SUPREMO BIEN”

Monseñor Eguren celebra Santa Misa por I Aniversario de la Corte Superior de Justicia de Sullana

 04 de julio (Oficina de Prensa).- El día lunes 2 de julio, se celebró el I aniversario de la Corte Superior de Justicia de Sullana con una Santa Misa presidida por Monseñor José Antonio Anselmi S.C.V, Arzobispo Metropolitano de Piura, donde estuvieron presentes  el Lic. Jorge Camino Calle, Alcalde de Sullana, la Dra. Polonia Fernandez Concha, Presidenta de la Corte Superior de Justicia de Sullana y el Dr. Enrique Mendoza Ramirez, Juez Supremo y Jefe de la Oficina Central de la Magistratura. Nuestro Pastor recordó a los jueces presentes la importancia de su trabajo que no solo queda en ello, sino que es una vocación de servicio fundamental en nuestra sociedad pues de ellos depende impartir justicia e nuestro país.

En su homilía Monseñor Eguren enfatizó que “la misión de ser juez es delicada y exigente, es impartir la justicia que se asienta en el Señor quien es el supremo bien. La vocación de un juez es más que una profesión, es una vocación que tiene el sello hermoso del apostolado. No caigan en el pesimismo y la desesperanza, tienen al Señor Jesús con ustedes Él les dará la confianza y fortaleza para continuar con esta misión tan importante”.

 Nuestro Pastor resaltó a los jueces las virtudes que beben sellar su identidad “Un alto sentido del deber, pues, no están para ejercer una función burocrática, sino para ejercer la noble y alta funciòn de impartir justicia. Honradez de conducta, que la justicia sea servida es el mejor salario. Pureza de corazón, formación permanente y temor de Dios, ya que el poder de servicio que tenemos nos viene de Dios, un poder del que rendiremos cuentas en el tribunal del Señor, el temor de Dios es el principio de la justicia. También están la fortaleza y el amor a la verdad, en todo deben buscar la verdad pues ello engendra justicia y paz porque la sociedad quiere ver a hombres virtuosos, personas santas, eso le dará fortaleza al estado”.

Al finalizar su homilía Monseñor Eguren exhortó a los miembros de la Corte Superior de Justicia de Sullana a trabajar con responsabilidad y defender siempre la dignidad de la persona humana, con especial atención a los más pobres y necesitados.

 

 

 

miércoles 4 julio, 2012