«LA INMACULADA CONCEPCIÓN ES FUENTE DE CONFIANZA Y DE CONSUELO»

 11 de diciembre (Oficina de prensa).- En espíritu de oración y de acción de gracias, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, junto a los miembros de la Familia Sodálite, celebraron el 8 de diciembre la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María y el XXXIX Aniversario de la fundación del Sodalitium Christianae Vitae.

La celebración eucarística se realizó en la Catedral de Piura que desde temprano comenzó a colmarse de fieles que con cantos y oraciones manifestaron con fervor su acción de gracias por las numerosas bendiciones de Dios derramadas sobre esta familia espiritual a lo largo de su peregrinar.

Monseñor Eguren en su homilía alentó a los presentes a mirar a la Virgen Inmaculada para que “inspire en cada uno de nosotros deseos de alcanzar la santidad, que nos ayude en nuestros esfuerzos por luchar contra las tentaciones del mal, para que cooperemos con la gracia de Dios y nuestra vida se despliegue en toda su plenitud”.

 Nuestro Pastor explicó que "desde que fue concebida por sus padres, María fue objeto de una especial predilección por parte de Dios al preservarla del pecado original, pues fue la elegida para ser la Madre de Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre. María nos enseña a no ponerle condiciones al Plan de Dios, sino a adherirnos con confianza a él. María nos enseña a seguir de cerca a Jesús, a ser sus amigos, a encontrarnos con su Hijo, para que así cada uno de nosotros pueda estar libre del pecado, transformar sus vidas y cooperar de manera solidaria en la transformación del mundo”.

 “La Solemnidad de la Inmaculada Concepción – continuó Monseñor Eguren – debe llenarnos de esperanza, pues nuestra vida y nuestra realidad social pueden ser transformadas. El pecado no tiene la última palabra. La última palabra la tiene Dios. Y María nos alienta con su ejemplo a seguir y adherirnos a su Hijo Jesús para que nuestra vida se transforme. El misterio de la Inmaculada Concepción es fuente de esperanza y de consuelo. En medio de la alegría y del dolor, Santa María nos dice que la gracia es más grande que el pecado, que el amor de Dios es más fuerte que el mal y sabe transformarlo en bien”.

Al dirigirse a los miembros de la familia sodálite en Piura, Monseñor Eguren dijo que “en estos 39 años de vida hemos sido guiado por las manos de María Inmaculada, y hoy elevamos nuestras oraciones para que nos ayude a ser cada vez más fieles a la misión encomendada. No olvidemos que la imagen de Nuestra Señora de la Reconciliación, de gran devoción en nuestra familia espiritual, nos señala la presencia del fuego divino que nos indica que nuestro corazón debe arder siempre por el apostolado y por cumplir el Plan de Dios en nuestras vidas. También pidámosle a Santa María que como Ella, nos ayude también a pisar con el talón a la serpiente, para que nuestra lucha por el mal y el pecado en nuestra vida y en el mundo sea cada vez más fuerte."

 En la celebración eucarística estuvieron presentes el Presidente del Gobierno Regional, señor César Trelles Lara; el señor Alcalde de Castilla, Ricardo Wacheng Morales; representantes de entidades civiles y militares; el Hermano Gianfranco Castellanos, Superior de la Comunidad Sodálite en Piura, los integrantes del Sodalicio de Vida Cristiana, comunidades religiosas, amigos y colaboradores de la familia sodálite en Piura.

El Sodalitium Christianae Vitae fue fundado en la ciudad de Lima un 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción. Hoy su familia espiritual, conocida como Familia Sodálite, incluye al Movimiento de Vida Cristiana, la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, las Siervas del Plan de Dios, la Asociación de María Inmaculada, y la Hermandad de Nuestra Señora de la Reconciliación, instituciones de la Iglesia fundadas por Luis Fernando Figari. En julio de 1997 el Sodalicio de Vida Cristiana recibió la aprobación del Papa Juan Pablo II, convirtiéndose así en una institución eclesial de Derecho Pontificio.

sábado 11 diciembre, 2010