“LA EPIFANÍA ES LA MANIFESTACIÓN DEL AMOR DE DIOS QUE QUIERE SALVARNOS A TODOS”

Arzobispo de Piura y Tumbes alentó a los fieles a brillar como la Estrella de Belén para iluminar el camino hacia Jesús

 08 de enero (Oficina de prensa).- Como es tradicional cada domingo a las 11 de la mañana en la Basílica Catedral de Piura, cientos de personas acudieron hoy a participar en la Santa Misa presidida por nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., para celebrar la Solemnidad de la Epifanía del Señor, la manifestación de Jesús como el Hijo de Dios y Salvador del mundo.

El Evangelio de este Domingo nos hizo reflexionar en los tres Reyes Magos que siguieron el brillo de una singular estrella que los condujo a Belén para adorar al Niño Dios. Monseñor Eguren sostuvo en su homilía que “la Epifanía es la manifestación del Amor de Dios que quiere salvarnos a todos. Es el misterio de la universalidad de la Salvación gracias a la Encarnación del Hijo de Dios en el seno virginal de Santa María, su Madre. El amor de Dios quiere alcanzarnos a todos, conquistarnos a todos, salvarnos a todos”, aseguró.

 En otro momento de la homilía nuestro Arzobispo señaló que “Cristo es la luz que quiere iluminar a toda la humanidad. También nosotros debemos ser para los hombres y mujeres de nuestro tiempo luz – como la estrella de Belén – que conduzca a los demás hacia Jesús en su Iglesia. A eso está llamado el cristiano: a ser una estrella para que con su santidad de vida brillen y guíen a los demás.”

Refiriéndose a los singulares personajes del Evangelio, los tres Reyes Magos, sabios hombres de ciencia que se ponen en camino para encontrar al Rey de los judíos, Monseñor Eguren destacó de ellos la profunda inquietud que los alienta a iniciar viaje hacia Belén para encontrar las respuestas fundamentales de sus vidas. “Son hombres inquietos que saben que con el encuentro de la Verdad plena podrán satisfacer sus anhelos más profundos y obtendrán las respuestas a sus ansias de plenitud. Vieron en el cielo una estrella colosal y se pusieron en camino en actitud de búsqueda, pues no se conformaron con las cosas habituales de este mundo”.

 “También los tres Reyes Magos – agregó nuestro Arzobispo – se caracterizan por una profunda humildad. Eran hombres de ciencia que fueron hasta Herodes a preguntar dónde estaba el Rey que iba a nacer, y cuando los hombres venidos del Oriente lo encontraron, se postraron ante él…se llenaron de inmensa alegría, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro en señal de su realeza; incienso en reconocimiento a su divinidad; y mirra, en señal de su humanidad”.

Monseñor Eguren concluyó sus palabras alentando a los fieles a seguir el ejemplo de los Reyes Magos que nos enseñan a ponernos en búsqueda y a tener una actitud humilde para acercarnos a quien es la respuesta a nuestros anhelos más profundos, Jesús. “Así podremos entregarle a Él el mejor de los regalos: nuestro corazón.”

domingo 8 enero, 2012