JÓVENES, ESCUCHEN EL LLAMADO DE JESÚS: “SÍGUEME”

Jóvenes piuranos peregrinaron al Santuario de La Mechita

 21 de septiembre (Oficina de Prensa).- Esta mañana en la parroquia “San Francisco de Asís” de Paita, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo de Piura y Tumbes celebró la Santa Misa ante una gran multitud de jóvenes que peregrinaron con amor y devoción hasta el Santuario de Nuestra Señora de las Mercedes, a lo largo de 54 kilómetros. Estos jóvenes pertenecientes a la pastoral juvenil de las diferentes Vicarías, así como a la pastoral universitaria y a los colegios parroquiales de la Arquidiócesis realizan esta peregrinación cada año en los días previos a celebrarse la gran Solemnidad de la “Mamita Meche”. Este año coincidió con la fiesta de San Mateo apóstol y evangelista.

En su homilía Monseñor Eguren se dirigió a los jóvenes peregrinos y reflexionando en torno al Evangelio de hoy que narra la vocación de San Mateo (Mt 9,9-13) les dijo: “Mateo tuvo la sabiduría de darse cuenta que no es en el dinero ni en los bienes perecederos donde está la felicidad. Tuvo la sabiduría de darse cuenta que en Cristo está la verdadera libertad y el verdadero tesoro que hace que la vida sea auténticamente valiosa. Por eso tuvo el coraje de dejarlo todo para ganarlo todo en Cristo. Queridos jóvenes, después de largas horas de peregrinaje y de un fatigoso recorrido, están hoy a los pies de vuestra Madre, “La Mechita”. Ella también les dice hoy: “Haz lo que mi Hijo te diga”. Y se los dice con el ejemplo de su propia vida ya que, ante el anuncio divino, dejó sus planes y sus seguridades para lanzarse a la más maravillosa de todas las aventuras: la de acoger y seguir a su Hijo con todo su amor. Que por la intercesión de Nuestra Señora de las Mercedes el Señor les conceda la sabiduría y el valor de abrirle su corazón a Él”.

 En otro momento nuestro Pastor se dirigió a todos los fieles presentes: “Consuela saber que el Señor se fijó y llamó a un pecador como Mateo. Por eso estamos seguros que hoy a través de “Mamita Meche”, refugio de los pecadores, Él nos mira a todos con amor. Hermanos, como bien nos dice el Papa Francisco: “Jesús no se cansa de perdonarnos, somos más bien nosotros los que nos cansamos de pedirle perdón”. Por ello hoy, a los pies de nuestra Madre, nos sentimos alentados a acercarnos a Jesús Misericordia a través del corazón amantísimo de María; seguros de que por más pecadores que seamos, Su amor es más grande y por tanto capaz de hacer de nosotros personas nuevas. Si de un publicano Jesús forjó un apóstol y un evangelista, su gracia es capaz de forjar nuestra santidad si la acogemos con un corazón contrito y que además tenga propósito sincero de enmienda. En estos días previos al día central de “La Mechita” acerquémonos a la confesión”.

 

 

sábado 21 septiembre, 2013