“JESÚS LOS LLAMA A SER AMIGOS SUYOS SOBRE TODO EN EL SERVICIO DEL ALTAR”

III Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos

 25 de agosto (Oficina de Prensa).- En la mañana de hoy, en la Parroquia Cristo Rey de nuestra ciudad, ante una gran cantidad de monaguillos provenientes de Piura, Castilla, Paita, Sullana, Catacaos, Sechura, Tambogrande, Talara, Cruceta, entre otros, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura presidió la Santa Misa con ocasión del III Encuentro Arquidiocesano de Monaguillos, el cual se realiza bajo el lema: “Oh sacramento de piedad, Oh signo de unidad, oh vínculo de caridad”. Concelebraron esta Misa el párroco R.P. Jaime Sánchez y el R.P. Alex Abad, quien está a cargo de la pastoral de monaguillos de nuestra Arquidiócesis.

En su homilía nuestro Pastor reflexionó a los niños y jóvenes presentes sobre la importancia de ser monaguillo y servir a Dios: “Ser monaguillo es un gran privilegio porque están muy cerca del altar donde Jesús está realmente presente en el misterio de amor de su Cuerpo y de su Sangre. Pero todo privilegio comporta una misión y en el caso de ustedes esa misión es la de crecer en la amistad con Jesús y de servirle con fe y amor en el altar. Queridos niños y jóvenes: Jesús te ha mirado con amor y te ha llamado por tu nombre. Vive tu servicio al altar creciendo cada día más y más en la amistad con Él por la oración, la escucha de su Palabra, el estudio del catecismo, la confesión frecuente y el servicio lleno de piedad y reverencia en la Santa Misa. No dejes de visitarle todos los días aunque sea un ratito en el Sagrario. Ahí Él te espera con amor para que le abras tu corazón como Él te abrió el suyo en lo alto de la Cruz”.

 A continuación Monseñor Eguren añadió: “Como monaguillo no te olvides que tienes que dar siempre buen testimonio de Cristo y de tu pertenencia a la Iglesia. En tu familia, en tu barrio y en la Parroquia saben que eres acólito. Que feo sería que dieras mal ejemplo por lo que hablas, escuchas, ves o haces. Jesús cuenta contigo para que seas testigo y apóstol suyo, con tu palabra valiente pero sobre todo con tu ejemplo de vida. Hoy Jesús en el Evangelio nos pide que nos esforcemos. Por eso siempre pregúntate: ¿Jesús que harías Tú si estuvieras en mi lugar? Si Él no lo haría no lo hagas tú tampoco. Esfuérzate siempre por ser como Él. Jesús es la puerta estrecha y exigente pero que conduce a la auténtica felicidad y vida”.

Luego nuestro Arzobispo les pidió a los niños y jóvenes incrementar el amor y oración hacia la Virgen María: “No te olvides que la Misa es la actualización del sacrificio de la Cruz. ¿Y quién estuvo, reverente, amorosa y fiel al pie de la Cruz de Cristo? ¿No fue acaso su Madre María? Por eso cada vez que sirvas en la Santa Misa crece en tu amor por la Virgen María, para que así sea Ella quien te ayude a servir al altar con la misma fe, esperanza y amor con que Ella estuvo al pie de la Cruz de Jesús”.

Antes de finalizar su homilía Monseñor Eguren exhortó a los monaguillos presentes diciéndoles: “Estoy seguro que en muchos de ustedes está presente y está creciendo el deseo de ser sacerdotes. Si es así, pídeles a Jesús y a María que mantenga siempre vivo este anhelo en tu corazón. Hoy llevas el pan y el vino al altar en el momento del ofertorio, pero qué hermoso sería que un día tengas en tus manos el Cuerpo y la Sangre de Jesús y se los des a los demás como alimento de vida eterna. Yo lo sé porque como ustedes yo también fui monaguillo en mi parroquia y ahora soy sacerdote del Señor. Si Jesús te llama a seguirle como su sacerdote no tengas miedo de abrirle tu corazón y darle un sí generoso, porque la vida con Él se hace siempre más verdadera y más bella. Recen por mí que yo rezo por ustedes”.

 

 

domingo 25 agosto, 2013