JESÚS HOY TE DICE: “YO SOY EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA”

 19 de mayo (Oficina de Prensa).- La mañana de ayer, V Domingo de Pascua, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa dominical en la Basílica Catedral de nuestra ciudad, junto a una gran cantidad de fieles, entre ellos muchos niños que se preparan para recibir la Primera Comunión.

Durante su homilía, Monseñor Eguren, dijo a los presentes: “Hermanos, en el Evangelio de hoy (Jn 14,1-12) Jesús nos dice a todos que Él es el Camino, la Verdad y la Vida. Este es el mismo Evangelio sobre el cuál reflexionó san Juan Pablo II cuando visitó nuestra querida Piura en 1985. En aquella ocasión el Papa peregrino nos decía que Jesús no solamente nos señala el camino a seguir, sino que Él mismo es el Camino para ser felices; no solamente nos anuncia la verdad, sino que Él es la Verdad misma dada a los hombres; no sólo nos promete la vida, sino que Él es la Vida verdadera. Sólo en Jesús encontramos respuesta plena a la felicidad y la salvación que todos anhelamos”.

 “En efecto, cuando Jesús nos dice «Yo soy el Camino» – prosiguió nuestro Arzobispo – significa que Él no es uno más entre muchos caminos, sino el único camino para alcanzar la libertad y felicidad verdaderas, y si no lo seguimos a Él, no es posible lograr ningún tipo de realización ni personal ni social. Jesús también nos dice «Yo soy la Verdad», es decir, que en el Hijo de Dios no sólo resplandece la verdad sobre Dios sino también la verdad acerca del hombre, y sólo Cristo le revela al hombre quién es el hombre y la grandeza de su vocación. Finalmente Jesús nos dice «Yo soy la Vida», es decir, que así como el racimo necesita estar unido a la vid porque separado de ésta se seca y muere, de la misma manera nosotros si no estamos unidos a Jesús por la fe, por la vida de oración y los sacramentos, nos secamos y morimos”.

Al finalizar su homilía nuestro Pastor dijo a los presentes que “hoy también Jesús nos hace un llamado a la humildad, a descubrir que todos sin excepción necesitamos de ese Salvador que es Él, a reconocer que no nos bastamos a nosotros mismos. Por ello hemos de decirle al Señor: Jesús te creo y confió en Ti, te necesito y espero en Ti, te amo Señor, porque Tú que eres el camino, la verdad y la vida”. 

 

lunes 19 mayo, 2014