«JESÚS ES EL ÚNICO QUE PUEDE VENCER LA ACCIÓN DEL MAL EN EL MUNDO»

 05 de febrero (Oficina de prensa).- Como es tradicional a las 11 de la mañana nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., celebró hoy la Santa Misa en la Basílica Catedral de Piura, en el Domingo cuyo Evangelio nos presenta a Jesús que alivia a los enfermos y expulsa a muchos demonios (Mc 1,34).

En este contexto, Monseñor Eguren recordó que “Jesús es el único que puede vencer la acción del mal en el mundo y en el ser humano, cuyas consecuencias se manifiestan en el sufrimiento y en la enfermedad. Esta es una ocasión propicia para adherir más nuestros corazones al único que ha derrotado el mal con su Muerte y Resurrección”.

Nuestro Pastor hizo hincapié en el olvido que tenemos de la existencia y acción del demonio, dejando el camino despejado para que actúe a sus anchas: “La presencia del mal la constatamos en nuestra vida con el pecado. El mal con todas sus consecuencias entró en el mundo por culpa del pecado del hombre. En la Primera Carta de San Pedro se nos recuerda que debemos estar vigilantes, pues ‘el diablo anda como león rugiente buscando a quien devorar, resistidle firmes en la fe’ (1Pe5,8)… El demonio está envidioso de la felicidad que podemos alcanzar en Cristo, y hará todo lo que pueda para que no alcancemos la salvación, para arruinar nuestra vida, para hacernos esclavos del mal”.

 “Sin embargo – continuó Monseñor Eguren – si el demonio busca nuestra ruina, hay alguien que sólo busca nuestra felicidad y salvación y ese es Jesús, Aquel que nos lleva a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”.

Nuestro Arzobispo señaló que en esta lucha contra el mal, contra el pecado, tenemos a muchos aliados, a los cuales debemos acercarnos con confianza y devoción. “Contamos con la Santísima Virgen María que ya es preanunciada en el Antiguo Testamento cuando Dios le dice a la serpiente, figura del espíritu del mal: ‘Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: él te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar’ (Gén 3,15). Ella nos librará siempre de todo peligro y nos obtendrá la ayuda que necesitemos en nuestro combate espiritual. De la misma manera acerquémonos a San Miguel Arcángel, Príncipe de la Milicia Celestial, protector de la Iglesia y de todos los cristianos…Si estamos con Jesús, con Santa María, con San Miguel Arcángel y llevamos una vida cristiana coherente con las enseñanzas del Señor, entonces no tenemos nada que temer”, aseguró.

 Monseñor Eguren concluyó la celebración eucarística impartiendo la bendición a todos los presentes y rezando la oración a San Miguel Arcángel, patrono de nuestra ciudad San Miguel de Piura:

“San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la batalla,
sé nuestro amparo contra la perversidad
y asechanzas del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
y tú Príncipe de la Milicia Celestial,
usando el poder que el Cielo te ha conferido,
arroja al infierno a Satanás
y a los espíritus malignos
que andan dispersos por el mundo
para la perdición de las almas.”

lunes 6 febrero, 2012