“INICIEMOS EL 2012 CON ALEGRÍA, ILUSIÓN Y ESPERANZA QUE NOS DA CRISTO”

Santa Misa y Te Deum de acción de gracias por el fin de año celebrada por Arzobispo de Piura y Tumbes
Vísperas de la Solemnidad de María Madre de Dios

 31 de diciembre (Oficina de prensa).- Para comenzar un nuevo año lleno de las bendiciones del Niño Jesús, cientos de fieles se congregaron esta noche en la Basílica Catedral de Piura para participar en la tradicional Santa Misa y Te Deum en acción de gracias por los bienes recibidos durante el año 2011 y la celebración de las Vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios.

Nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió la celebración eucarística en la cual los asistentes pudieron obtener la Indulgencia Plenaria si cumplían con las condiciones establecidas por la Iglesia Católica.

En su homilía Monseñor Eguren alentó a los fieles a vivir el inicio del año 2012 con “alegría, ilusión y esperanza que sólo la da Cristo, el único en quien debemos poner nuestra confianza”.

 Nuestro Arzobispo manifestó su preocupación por ver en los medios de comunicación una gran cantidad de adivinos, astrólogos y personas que aconsejan diversas cábalas para asegurar el éxito en el amor, el trabajo, en los negocios, en los proyectos.

“¿Acaso la felicidad depende de unas cartas, de brebajes, de hojas de coca o del alineamiento de los astros? ¿En quién confía el cristiano? ¡En Jesús! El cristiano pone su confianza y esperanza en Cristo, el Hijo de Dios, el único Salvador ayer, hoy y siempre. En la alegría o en el dolor, en el gozo o en la tribulación, sólo en Cristo ponemos nuestra confianza…Recordemos que al celebrar el nuevo año 2012 celebramos 2012 años del nacimiento de Jesús, ésa es la novedad permanente. Agradezcamos esta noche a Dios porque nos ha enviado a su Hijo para salvación nuestra, el único camino para la felicidad plena”.

 Nuestro Arzobispo alentó a los fieles a que esta noche o bien el primer día del año 2012 sea ocasión para hacer un examen de conciencia personal, familiar y comunitario: “Recordemos la antífona del Salmo que hemos escuchado ‘que el Señor tenga piedad y nos bendiga’. Sí hermanos, que el Señor tenga piedad y nos perdone por todo aquello que este año no hicimos, o hicimos mal, o caímos en pecado de pensamiento, palabra u omisión. Por no haber hecho el bien que debimos hacer, por no haber cooperado activamente con la gracia de Dios, por no haber respondido a las tareas propias de nuestro estado de vida. También le pedimos al Señor que nos bendiga, que nos muestre su favor y nos ilumine para el nuevo año. Señor danos de tu amor que sin él no podemos nada”.

 “Esta es ocasión para poner resoluciones concretas en nuestra vida para cambiar, para convertir nuestros corazones, para ser mejores cristianos, para ser más santos”, agregó nuestro Pastor.

“Siguiendo el ejemplo de nuestra Madre, María Santísima, esforcémonos desde los primeros segundos del año 2012 por cooperar con la gracia de Dios para conducir nuestras vidas según sus Planes”, exhortó Monseñor Eguren.

Antes de finalizar la Eucaristía, nuestro Pastor bendijo especialmente a cada uno de los presentes para que en el nuevo año fortalezcamos nuestra fe y respondamos con generosidad y fidelidad a los Planes de Dios.

 Asimismo, fue entonado el Himno Te Deum, solemne y antiquísima oración cristiana que fue escuchado con recogimiento por los presentes como muestra de agradecimiento por las bendiciones recibidas durante el año 2011.

Posteriormente, con espontáneos aplausos los fieles agradecieron las palabras de Monseñor Eguren, y durante el procesional de salida extendieron sus manos para recibir la bendición y el saludo de su Pastor, quien con profundo afecto los bendijo y les deseó un Feliz Año 2012.

 

 

domingo 1 enero, 2012