«FIESTA DE LA VIRGEN DEL CARMEN: OCASIÓN PARA PRODIGARLE LOS SENTIMIENTOS MÁS NOBLES DEL CORAZÓN»

 16 de julio (Oficina de prensa).- Con gran devoción los fieles piuranos acudieron anoche a celebrar las Vísperas Solemnes de la Fiesta de la Virgen del Carmen en la iglesia del mismo nombre, con una Santa Misa presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, y concelebrada por el R.P. Carlos Coronado y el R.P. José Sandoval, párroco y vivario parroquial de la Parroquia San Miguel Arcángel de la Catedral de Piura, respectivamente.

Nuestro Pastor destacó que “la fiesta de la Virgen del Carmen es ocasión hermosa para que tú, descubriéndote hijo suyo, la honres, la ames y le prodigues los sentimientos más nobles y puros de tu corazón”.

“Y la manera más propia de honrarla – continuó Monseñor Eguren – es viviendo libres de pecado. Así le gusta a María porque Ella es la Inmaculada, que fue concebida sin la mancha del pecado original. María es la toda pura. Cooperando con la gracia de Dios esfuérzate cada día por vivir libre de toda mancha de pecado. Sé cada día más santo; aléjate de todo aquello que pueda ofender a Dios y degradar tu condición de hijo de Dios en Cristo”.

 Haciendo alusión a la lectura del Evangelio, donde Jesús desde la Cruz le dice a su Madre María “He ahí a tu hijo” y luego, dirigiéndose al discípulo amado “He ahí a tu madre”, nuestro Arzobispo señaló que “se trata del testamento espiritual de Jesús en el momento supremo de la Cruz… Fue tanto el amor del Señor Jesús hacia nosotros que no se reservó nada para sí y que llegó al extremo de darnos a su Madre como Madre nuestra. “Mujer he ahí a tu hijo”. Es como si Jesús le dijera a María: Madre ellos son también tus hijos, hijos de tu gran fe. Cuídalos, protégelos de todo mal, ayúdales a que sean en todo semejantes a mí”. “Hijo he ahí a tu Madre”: discípulo reconoce a María como verdadera Madre tuya en el orden de la gracia, Quiérela, ámala, hónrala como yo.. Prodígale los afectos más bellos y sinceros del corazón. Ella desde el cielo te prodiga su amor y no deja de interceder por ti”.

 En referencia al “escapulario de la Virgen del Carmen” y su promesa de no permitir que la persona que lo use conozca la muerte eterna, nuestro Arzobispo indicó que “es muy importante que llevemos el escapulario y que sepamos apreciar su profundo y rico significado, pues quien lo viste atrae la protección de María en su vida y se compromete a amarla y a honrarla con una vida de santidad. Queridos abuelos y padres: enseñen a sus hijos y nietos el valor del santo escapulario y los alienten a que lo usen. Que asimismo se rece el santo rosario en familia, porque la familia que reza unida permanece unida”.

Finalmente, Monseñor Eguren indicó a los fieles presentes no hacer caso a aquellas personas que en su ignorancia sostienen que el culto a María disminuye, opaca el culto debido a Cristo". “Nada más falso. En primer lugar el culto a María lo ha querido el mismo Jesús quien en la Cruz nos dijo claramente: “He ahí a tu Madre”. Además no hay camino más pleno para encontrar a Jesús que el que pasa por María..El culto tributado a María es el camino más pleno para encontrar a Jesús”, concluyó.

sábado 16 julio, 2011