“FIDELIDAD DE CRISTO, FIDELIDAD DEL SACERDOTE”

Emotiva y multitudinaria Misa de Exequias para despedir a Monseñor Pablo Alvarado Arrate

 26 de agosto (Oficina de prensa).- En medio de un clima de oración y hermosas expresiones de cariño, la Parroquia San José Obrero de Piura estuvo colmada de fieles esta mañana para despedir al ex Párroco del lugar, sacerdote fiel y pastor generoso de nuestra Iglesia particular, Monseñor Pablo Alvarado Arrate, en la Santa Misa por su descanso eterno presidida por Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, y concelebrada por numerosos sacerdotes de Piura y Tumbes.

“Fidelidad de Cristo, fidelidad del sacerdote es la frase que resume la vida de nuestro hermano Pablo” – expresó Monseñor Eguren – quien resaltó también su obediencia amorosa a lo largo de estos años y su gran testimonio de vida: “Le agradecemos a Monseñor Alvarado su testimonio, su fidelidad de amor a la Iglesia durante tantos años. Esa fidelidad que la forjó en el único molde donde un sacerdote puede vivir su ministerio, en Cristo”.

 Monseñor Eguren destacó de Monseñor Alvarado su entrega y servicio a la gente de su tierra, “siempre sirviendo a Jesús y en esa entrega amorosa sirviendo a sus hermanos, a sus fieles. Hoy vemos los frutos de ese ministerio: centenares de personas que han venido a este templo a manifestar su cariño y agradecimiento. Es lo que hace posible la vida de un sacerdote fiel”, señaló.

Nuestro Arzobispo destacó de Monseñor Alvarado su alegría y sencillez que tuvieron nuevo brillo en su abrazo a la Cruz de Cristo a través de su enfermedad. Asimismo, agregó que “nos sostiene la fe en Cristo Resucitado y el saber que el mismo Jesús se hace toda súplica y ruego ante Dios Padre y le dice: ‘este es Pablo, sacerdote bueno y fiel hasta el final’”.

 Monseñor Eguren recordó además algunas reflexiones que Monseñor Alvarado dejó escritas sobre su ministerio sacerdotal, el cual se esforzó en vivir en clave de amor y servicio: “Ser Sacerdote es ser otro Cristo, y aquí está lo difícil, ¿Cómo serlo? Vivimos en el mundo, pues no somos del mundo, nos dice Jesús. A pesar de mis limitaciones, el Señor Jesús me eligió, para ser guía, ser pastor, mostrar y llevar a todos mis hermanos por ese camino que es Cristo, para vivir en la verdad y estar siempre dando luz a todos. Soy feliz hermanos piuranos”.

De la misma manera, nuestro Arzobispo leyó las palabras que Monseñor Alvarado expresó cuando fue condecorado en el año 2009 con la Medalla “San Miguel Arcángel” que otorga nuestra Arquidiócesis a quienes se destacan por su entrega generosa y llena de amor por Cristo: “Los honores son para Dios. Yo soy para la Iglesia,… mi vida es para la Iglesia. Todo lo que he hecho a lo largo de mi vida, que es poco, lo he hecho por amor a Cristo, a la Iglesia y a todos ustedes…Gracias a nuestro Arzobispo y a todos mis hermanos sacerdotes que siempre me han dado su amistad”.

 Al finalizar la Eucaristía, y acompañados por familiares, amigos y fieles venidos de las distintas parroquias donde realizó su labor pastoral, sus restos mortales fueron trasladados al Cementerio San Miguel Arcángel (ex Metropolitano) por las calles de nuestra ciudad, mientras los fieles entonaban cantos y oraciones.

Durante el sepelio los hermanos y amigos de Monseñor Pablo Alvarado, quien fuera compositor de conocidos vals, polkas, tonderos, himnos y poesías, recordaron su amor por la cultura, el folklore y la música, entonando melodías compuestas por el fallecido sacerdote en medio de conmovedoras palmas y vivas de los presentes.

Monseñor Pablo Alvarado Arrate falleció la noche del 24 de agosto a los 77 años de edad en la ciudad de Piura, tras una larga enfermedad y luego de haber realizando una intensa labor pastoral en diversas parroquias de Piura y Tumbes durante sus 45 años de ministerio sacerdotal y servicio a la Iglesia.

 

 

viernes 26 agosto, 2011