ESSALUD ACEPTA ADECUAR SUS NORMAS PARA QUE SE RECONOZCA A LA PERSONA DESDE SU CONCEPCIÓN

 11 de octubre (Oficina de Prensa) (Perú defiende la Vida).- A partir de una valiente exigencia de una madre piurana que exigía los restos de su hija que murió en su vientre, la Dra. Virgina Baffigo, Presidenta de Essalud, tuvo que aceptar y prometer adecuar toda norma interna de su institución a lo que consagra la Constitución sobre la condición de persona del concebido y su derecho a la vida desde su concepción. Un tema que parece olvidar la actual Ministra de Salud, Midori de Habich que se ha pronunciado varias veces a favor del protocolo del aborto terapéutico.

Todo surgió cuando Esteffany Quintana (28) perdió a una a sus gemelas cuando tenía 26 semanas de gestación, tras lo cual, el 29 de agosto de 2012, cuando la joven madre tenía 8 meses y medio de embarazo, fue sometida a una cesárea en el Hospital Rebagliati donde nació una de sus niñas y lograron extraer el feto sin vida dela otra. Sumado al dolor por la muerte de una de sus pequeñas, desde aquella fecha la joven madre exigió a Essalud que le devuelvan el cuerpo de su hija para darle cristiana sepultura, solicitud que le ha sido rechazada porque según normativa constitucional de la entidad médica, al pesar menos de 500 gramos (Isabella pesó 180 gramos) el feto no es considerado como tal, sino “residuo biológico”.

Ante esta situación, la madre denunció esta injusticia a Radio Programas del Perú que asumió su caso. Essalud emitió como respuesta un comunicado de prensa como defensa buscando ampararse en una serie de normas administrativas.

Éste comunicado señalaba que:

– Se recibió un bebé a término y un óbito fetal.

– El óbito fue derivado al Departamento de Anatomía Patológica. Se determinó que el feto murió alrededor de las 13 a 14 semanas de gestación, con un peso de 180 gramos.

Se considera muerte fetal o perinatal a partir de las 22 semanas de gestación y el peso es mayor o igual a 500 gramos, según la normativa institucional (Manual de Normas y Procedimientos del Manejo de Cadáveres, aprobado por la Oficina de Garantía de Calidad del HNGAI en abril de 2001), lo dispuesto por el Ministerio de Salud (MINSA) en lo que respecta a vigilancia epidemiológica e mortalidad materna y mortalidad perinatal y los estándares internacionales referidos al tema. El cumplimiento de estas condiciones es necesaria para la emisión de un Certificado de Muerte Fetal conforme a Ley Peruana.

Como se ve, Essalud cubría su acción detrás de una norma interna y la base del reclamo de la madre se basaba en la Constitución.

RPP entrevistó a tres especialistas sobre este punto. Primeramente al Dr. Alberto González, de la Sociedad de Derecho Médico, que señaló que “así tenga un miligramo, 10 miligramos, un kilo, dos, tres kilos, lo que está dentro del vientre materno es una criatura de la especie humana” y que se estarían violando los derechos de la familia al no concdérsele a la madre el cuerpo de su hija.

Luego al Dr. Patrick Wagner, ex Decano del Colegio Médico y Presidente de la Comisión de Ética de la Aacademia Nacional de Medicina, que señaló que “toda madre tiene el pleno derecho de conserva a su hijo en la forma adecuada. El hijo no es solamente el cuerpo sino lo que conlleva la relación de la madre con el niño, si el embrión no culminó el embarazo, queda esa fuerte huella impronta del hijo que ha sido fruto de la relación con la madre desde los primeros días del embarazo”. Afirmó que no se puede rebajar la calidad humana a la condición de “material de laboratorio o resto biológico”, porque el feto no llegó a las 22 semanas de gestación ni a un peso mayor o igual a 500 gramos, como alega el hospital Rebagliati”.

Luego entrevistó al especialista en Derecho Penal, el Dr. Mario Amoretti y sostuvo que no existe una razón lógica ni jurídica para que el Hospital Nacional Edgardo Rebagliatti se niegue a entregar a una madre el feto de 14 semanas de gestación que fue extraído sin vida de su vientre a través de una cesárea y que el concebido, considerado así desde el día siguiente de la gestación, es sujeto de derecho. “Quieren dar cristiana sepultura y, siendo sujeto de derecho, no hay una razón jurídica para su negativa. Ninguna circular, ninguna directiva puede estar por encima de la Constitución”.

Ante esta situación, el día de hoy, la Dra. Virgina Baffigo tuvo que aceptar la incongruencia entre las normas internas y administrativas de Essalud y lo que consagra la Constitución peruana.

“Vamos a revisar en profundidad esta norma, que es antigua, que necesita modernizarse, a la luz de toda esta nueva corriente de respeto por los derechos humanos”, comentó Baffigo en diálogo con RPP Noticias.“El derecho a la vida desde la concepción está consagrado por la Constitución de nuestro país. Por lo tanto, tenemos que ser consecuentes con ello y actualizar, modernizar las normas que haya que modernizar, para que nunca se repita un caso como este”, agregó.

Con respecto a que se utilizó para el cuerpo de la bebé el nombre de “residuo biológico”, puntualizó: “Deploro esa denominación. No sé si alguien se ha atrevido a llamar residuo u objeto a un ser humano en formación. Si alguien lo hizo, lo censuro tajantemente. “Espero que nadie de nuestra institución se haya referido a un ser humano que perdió la vida en el vientre materno de esa manera”, añadió.

Haga click aquí para ver la noticia en el portal Piura Defiende la Vida.

viernes 11 octubre, 2013