“ES EN LA FAMILIA DONDE SURGE LA FE VERDADERA” RECUERDA CARDENAL CIPRIANI EN CONGRESO EUCARISTICO

 14 de agosto (Oficina de prensa).- La Santa Misa del tercer día del Congreso Eucarístico y Mariano, ofrecida por las Familias, fue celebrada por el Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima y Primado del Perú, quien manifestó su profundo agradecimiento por la invitación a este Congreso, verdadero encuentro fraternal para la Región.

El Cardenal Cipriani exhortó a los presentes a hacer un compromiso renovable todos los días a vivir el amor con fidelidad, que este Congreso sea “el comienzo para lanzarnos ahora a esa misión de ser mejor cristiano, mejor esposo, una buena esposa, un buen abuelo, un buen hijo en lo ordinario.”

El Arzobispo de Lima pidió en oración a Dios que ilumine los corazones de las personas para que la perfección del amor que viene del Amor de Dios, Uno y Trino, sea el agua de la cual beban cada día los esposos. “El matrimonio es de uno con una para toda la vida. No es un invento de la Iglesia, está dentro de cada uno de nosotros. Por eso, cuando hay ambientes de confusión, la Iglesia debe levantar la voz con cariño, con respeto, con gran comprensión, pero no se puede acomodar a las falsedades y mentiras para darle gusto a un grupo o a una política. La Iglesia tiene que enseñar la enseñanza de Cristo, de lo contrario traiciona”, agregó.

El Cardenal Cipriani destacó la importancia que tiene la Familia como educadora de la fe. “Es en la familia donde surge la fe verdadera, ahí donde todos nosotros aprendimos a amar a Dios…La familia es la primera y fundamental escuela donde los niños aprenden a respetar, a amar, a ser buenos. Los niños aprenden de lo que ven y oyen del papá y de la mamá. Por eso, hagan un esfuerzo especial en cada familia, para llevar una vida ejemplar”.

“La sociedad tiene la obligación de atender a la familia – continuó el Arzobispo de Lima -. Debemos esforzarnos para que no deje de cumplir su deber: respetar y promover la familia. Debemos estar atentos para que las leyes protejan la vida humana en el primer instante de su concepción, para que promuevan el matrimonio de una con uno, para que apoyen la educación de la familia numerosa. No pedimos ningún favor, no pedimos ningún privilegio la Iglesia Católica. Hablamos en nombre de la fe natural. ¿Cómo va a ser posible en un mundo con todo el progreso que hay, se maten millones en el vientre de las madres?”

Al finalizar, el Cardenal Cipriani alentó a los católicos a “encender la luz de la fe. Dios te ama, Jesús pasa a tu lado. No te fijes solamente en qué difícil es ser católico…Haz la prueba. Enciende la luz de la fe a Jesús Eucaristía, a Jesús reconciliador en la confesión, a nuestra Madre bendita en el Santo Rosario. Ama a tus padres. Es una maravilla la familia que Dios nos ha permitido. Enciende la luz y camina con alegría, aún en medio de las dificultades. Esta es la vida del cristiano”.A

Antes de concluir la Santa Misa el Cardenal Cipriani consagró a toda la Región de Piura y Tumbes a Jesús Eucaristía y a la Santísima Virgen María.

domingo 15 agosto, 2010