“ES EN EL AMOR AL PRÓJIMO DONDE PODEMOS TESTIMONIAR EL AMOR A DIOS”

 23 de octubre (Oficina de prensa).- Como es tradicional en la Basílica Catedral de Piura a las 11 de la mañana de hoy nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V, presidió la Santa Misa en el día en que la Iglesia universal celebró el Domingo Mundial de las Misiones.

Nuestro Pastor señaló que el Evangelio correspondiente a este Domingo nos recuerda que toda la Ley divina se resume en el amor: amar a Dios por sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo. “Son dos caras de la misma moneda: el amor a Dios es el fundamento del amor al prójimo…el amor a los demás es el sello de autenticidad del amor a Dios. Es en el amor a los demás donde podemos testimoniar el amor a Dios”, puntualizó.

 En el Día Mundial de las Misiones, nuestro Arzobispo alentó a los fieles a renovar el compromiso de llevar a todos el anuncio del Evangelio con el mismo entusiasmo de los cristianos der los primeros tiempos. "En este día ruego al Espíritu Santo que aumente en todos nosotros la pasión por la misión, más aún ahora que nuestra Arquidiócesis se encuentra en un estado de 'misión permanente'. Evangelizar es la obra de caridad más importante de todas porque la fe en Cristo, que suscita el anuncio del Evangelio, nos da la vida eterna".

En su homilía Monseñor Eguren explicó que el evangelista Mateo cuenta que los fariseos se reunieron para poner a prueba a Jesús. Un doctor de la ley le preguntó: “Maestro, ¿cuál es el mandamiento más grande de la Ley?” A esta pregunta, que quería ser insidiosa, Jesús responde: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todo tu espíritu. Éste es el más grande y el primer mandamiento.”

 Nuestro Arzobispo hizo hincapié en que este primer mandamiento significa “amar a Dios con la totalidad de nuestro ser, con toda nuestra alma, con todo nuestro pensamiento, con todo nuestro corazón. Ahora nos toca preguntarnos: ¿realmente amamos a Dios de manera apasionada? ¿Podemos decir como el apóstol san Pablo ‘para mí la vida es Cristo? ¿Lo amamos con todas las fibras de nuestro ser? ¿O nos amamos más a nosotros mismos y a las cosas de este mundo?"

Continuando con la explicación del Evangelio, Monseñor Eguren señaló que Jesús continúa el diálogo con el fariseo añadiendo algo que, en verdad, no le había sido preguntado por el doctor de la ley: “El segundo mandamiento es semejante al primero: amarás a tu prójimo como a ti mismo”.

“En este sentido – continuó nuestro Pastor – Jesús nos enseña que el amor a Dios es el fundamento del amor al prójimo. No se puede desligar el amor a Dios y el amor al prójimo porque el amor a Dios se expresa en el amor a los demás. De la misma manera, el amor al prójimo es la mejor prueba de que amamos a Dios.”.

 “Ahora toca preguntarnos: ¿Cómo está tu amor al prójimo, al esposo, a la esposa, a los padres, a los hijos, a los familiares, a los amigos, al vecino, a los compañeros de estudio, a los compañeros de trabajo? ¿Te esfuerzas por todos aquellos que el Señor te pone por delante para amarlos, servirlos, ser generoso y solidario con ellos? ¿O surge en ti el egoísmo y el desprecio hacia los demás?”, cuestionó.

Al finalizar la Santa Misa, Monseñor Eguren invitó a todos los fieles a participar en la segunda gran procesión de la venerada imagen del Señor de los Milagros que recorrerá este viernes 28 de octubre las principales calles de Piura. Previamente, a las 7 de la mañana, se realizará una Misa en el atrio de la Basílica Catedral, la que será presidida por nuestro Arzobispo.

 

 

lunes 24 octubre, 2011