“ENCONTRAR A CRISTO DEBE LLEVARNOS A ANUNCIARLO CON PASIÓN”

Arzobispo de Piura y Tumbes celebra Santa Misa en II Domingo del Tiempo Ordinario

 15 de enero (Oficina de prensa).- En la Basílica Catedral de Piura, nuestro Arzobispo Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., celebró la Santa Misa correspondiente al II Domingo del Tiempo Ordinario, tiempo litúrgico en el que las lecturas del Evangelio nos permiten meditar en las enseñanzas y obras del Señor Jesús a lo largo su ministerio público.

En su homilía Monseñor Eguren destacó que el Evangelio de hoy en el que Jesús llama a sus primeros apóstoles, nos recuerda nuestro encuentro con Cristo y nos invita a anunciarlo con renovado ardor y fuerza al mundo.

“Andrés y Juan eran discípulos del Bautista y les señala a Jesús como ‘el Cordero de Dios’, y se fueron tras Él, siguiéndolo a cierta distancia. En un momento el Señor se vuelve y les pregunta ‘¿Qué buscan?’, pues sabe que los mueve el profundo anhelo de encontrar al Mesías prometido por Dios. Este encuentro cambió la vida de los apóstoles para siempre, pues comprendieron que sus vidas no serían las mismas sin Cristo. ¿Recuerdas el día que conociste a Cristo? Tal vez fue de niño o ya de adulto, pero ha sido una experiencia que ha cambiado tu vida. El Evangelio de hoy nos hace volver a la historia de nuestro encuentro con el Señor Jesús”.

 Nuestro Pastor reflexionó en que el encuentro de aquella tarde provocó tal impacto en los apóstoles que “los hizo ir corriendo a buscar a Pedro, hermano de uno de ellos, para compartirle su importantísimo hallazgo: ‘¡Hemos encontrado al Mesías!’ Encontrar a Aquel a quien andaban buscando intensamente había llenado sus corazones de un inmenso júbilo que necesitaba difundirse y compartirse inmediatamente, con pasión, con fuerza, con valentía, llevando también a otros al encuentro con Aquel que responde a los anhelos más profundos de felicidad”.

“Tenemos que ser como el Bautista, él ha dado testimonio de Jesús”, agregó nuestro Arzobispo. “De la misma manera, estamos llamados a anunciar a tiempo y a destiempo a quien es el Camino, la Verdad y la Vida. Debemos anunciarlo con nuestras palabras, pero especialmente con el testimonio de nuestra vida…Gracias a ese anuncio Andrés y Juan, y posteriormente Pedro, descubrieron su vocación apostólica. ¡Cuántas personas caminan en el mundo sin saber cuál es su vocación para ser plenamente felices! El encuentro con Jesús es clave para descubrir la razón de ser de nuestras vidas. ¡Cuánta gente se pierde por nuestra negligencia, cobardía y falta de celo apostólico por anunciar a Cristo! Pidámosle a Dios en esta Eucaristía que renueve nuestro ardor por anunciarlo y podamos decir junto con los apóstoles ‘hemos encontrado al Mesías’”.

domingo 15 enero, 2012