EN LA TRINIDAD NO SE ENCUENTRA OTRA COSA SINO AMOR

Solemnidad de la Santísima Trinidad

 19 de junio (Oficina de prensa).- En la Basílica Catedral de nuestra ciudad Monseñor José Antonio Eguren, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, presidió la Santa Misa de la Solemnidad de la Santísima Trinidad ante un centenar de personas, entre los que se apreciaban gran cantidad de padres de familia que iniciaron sus celebraciones por el "Día del Padre" participando activamente en la liturgia eucarística.

Nuestro Arzobispo explicó que la Solemnidad de la Santísima Trinidad, Dios Uno y Trino, es el misterio más importante de nuestra fe: “La señal del cristiano es la señal de la Cruz. Todos los días la trazamos sobre nuestra mente, corazón y cuerpo, mientras decimos: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Un solo nombre, porque uno solo es Dios; tres Personas distintas, Padre, Hijo y Espíritu Santo, porque cada una de ellas es el mismo y único Dios; la cruz porque en ella se manifestó plenamente la Trinidad: el amor del Padre que nos entregó a su Hijo Único; el amor del Hijo que nos amó hasta el extremo; y la efusión santificadora del Espíritu Santo…Tres personas divinas de igual naturaleza y dignidad. Misterio de misterios”, afirmó.

Monseñor Eguren también explicó a los fieles que “si bien la fiesta de hoy nos manifiesta el misterio más íntimo de Dios, que no es soledad sino familia divina de amor, también nos muestra que el misterio de la Trinidad es un misterio de amor volcado sobre el hombre. Un amor creador, salvador y santificador de la persona humana…En la Trinidad no hay otra cosa sino amor: el Padre engendrando eternamente al Hijo; el Hijo reconociendo este amor del Padre y respondiendo a el con su obediencia amoroso; y el Espíritu Santo que es el amor que procede del Padre y del Hijo. Y lo más asombroso: éste amor se derrama incesantemente sobre nuestras vidas…Hermanos: de la Trinidad venimos y nuestro destino eterno es ella”.

 Posteriormente nuestro Arzobispo saludó y bendijo a los padres presentes en la Santa Misa al celebrarse hoy su día, alentándolos a vivir la paternidad como la vive Dios en el misterio de la Trinidad: “Vivan su paternidad en clave de amor. Quieran entrañablemente a su esposa e hijos, preocúpense y dialoguen con ellos, edúquenlos en la fe. Deben ser ‘custodios’, esta es una palabra que sintetiza muy bien la labor de un padre: protectores y guías de su familia, defensores de la unidad de la familia”, señaló.

Monseñor Eguren también hizo un llamado a todos aquellos hombres y mujeres que viven en la precaria situación de “convivencia” a formalizar su matrimonio civil y sacramental: “Ahí donde no hay matrimonio, no hay compromiso. Necesitamos familias fuertes y éstas se construyen sobre la base de matrimonios fuertes; ahí hay comunión de amor, ahí hay valores, ahí hay futuro para la sociedad”, afirmó.

PREPARÁNDONOS PARA EL CORPUS CHRISTI

 Al finalizar la Santa Misa Monseñor Eguren invitó a todos los fieles de Piura y Castilla a participar multitudinariamente el próximo domingo 26 de junio en las celebraciones por la Solemnidad del Corpus Christi a partir de las 4 de la tarde en el Coliseo del Colegio Salesiano Don Bosco en Castilla, comenzando con la Santa Misa para luego dar inicio a la tradicional Procesión por las calles de nuestra ciudad.

Con la Fiesta de la Santísima Trinidad se da inicio a la Semana Eucarística que culmina con la Solemnidad del Corpus Christi, siendo una ocasión para que todos los fieles profundicen con intensidad en el misterio eucarístico y puedan contemplar con especial gratitud, fe y amor la Eucaristía, el don más precioso que la Iglesia tiene en su peregrinar por la historia.

domingo 19 junio, 2011