“EN LA CRUZ HAY UN LLAMADO DE AMOR Y CONVERSIÓN PARA TODOS NOSOTROS”

Santa Misa en la comunidad de El Arenal – Paita

 26 de enero (Oficina de Prensa).- Continuando con las visitas pastorales realizadas a las Parroquias de Amotape y Tamarindo pertenecientes a la Vicaría Foránea de Paita, nuestro Arzobispo, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., presidió hoy la Santa Misa dominical en la Capilla “San Sebastián” de la comunidad de El Arenal, en donde se rindió homenaje al “Señor de la Buena Muerte”, patrono de este lugar. Concelebró la celebración eucarística el R.P. Domingo García Hospital y estuvieron presentes también el Sr. Porfirio Meca, Alcalde de la Provincia de Paita, la Sra. Malve Luna, Alcaldesa de El Arenal y el Sr. Héctor Fernández, Presidente de la Hermandad del Señor de la Buena Muerte.

En su homilía Monseñor Eguren reflexionó sobre la lectura del apóstol San Pablo a los Corintios (1,10-13.17): “Hoy San Pablo nos hace un llamado de suma importancia a todos nosotros y que no pierde vigencia a pesar del tiempo transcurrido, es el llamado a la unidad y a dejar de lado cualquier división entre nosotros. Hemos de comprender que todos somos de Cristo, nuestro Dios y Señor; sólo en Él, que es la Verdad y el Amor, podemos alcanzar la unidad entre nosotros. El Señor de la Buena Muerte de El Arenal hoy nos pide conservar la unidad, la cual sólo es posible a través de nuestra fe en Él”.

 En su homilía Monseñor Eguren reflexionó sobre la lectura del apóstol San Pablo a los Corintios (1,10-13.17): “Hoy San Pablo nos hace un llamado de suma importancia a todos nosotros y que no pierde vigencia a pesar del tiempo transcurrido, es el llamado a la unidad y a dejar de lado cualquier división entre nosotros. Hemos de comprender que todos somos de Cristo, nuestro Dios y Señor; sólo en Él, que es la Verdad y el Amor, podemos alcanzar la unidad entre nosotros. El Señor de la Buena Muerte de El Arenal hoy nos pide conservar la unidad, la cual sólo es posible a través de nuestra fe en Él”.

En otro momento nuestro Pastor dijo: “En la Cruz, Jesús ha vencido al pecado: en primer lugar al pecado original que nos separaba de Dios su Padre; pero el Señor también ha vencido el pecado del fratricidio, consecuencia del pecado original. Así el Señor Jesús, en la Cruz, con su amor, vence esos dos pecados, y nos alcanza la perfecta reconciliación con su Padre y entre nosotros. Por ello nuestra fe en Jesucristo es el camino para reconciliarnos perfectamente con Dios y es el camino para la autentica fraternidad y unidad entre nosotros”.

 Antes de finalizar nuestro Arzobispo reflexionó: “Cada vez que veneramos la Cruz de Jesucristo, ha de ser una ocasión para que escuchemos que Jesús nos habla en lo profundo de nuestra conciencia y de nuestro corazón para decirnos: "Cree en Mí, aléjate del pecado, cambia de vida y sígueme. Ábreme tu corazón y esfuérzate por ser como Yo, porque en Mí encontrarás el camino de tu libertad, de tu felicidad, de tu realización como persona". Queridos hermanos, comprendamos que en la Cruz hay un llamado de amor y de conversión para todos nosotros. Cristo en la cruz nos dice que Él está ahí para acompañarnos en nuestras alegrías y penas. Hoy, el Señor de la Buena Muerte, desde la Cruz te dice: "Acógeme en tu corazón, porque ayudado de mi gracia, es posible que cambies, que te conviertas y seas una persona nueva”.

 

 

domingo 26 enero, 2014