ARZOBISPO DE PIURA PIDE A CANDIDATOS QUE SU LENGUAJE SEA SÍ O NO

 13 de febrero (Oficina de prensa).- En su habitual misa dominical celebrada en la Catedral de Piura, Mons. José Antonio Eguren Anselmi, S.C.V., Arzobispo Metropolitano de Piura, pidió a los candidatos a la presidencia de la República y al Congreso que su lenguaje sea Sí o No, es decir que definan claramente su posición sobre temas tan cruciales como el aborto, el matrimonio, y la legalización de la comercialización y consumo de la droga: “el pueblo peruano que de manera aplastante y contundente se ha manifestado recientemente en una encuesta a nivel nacional, en contra del aborto, del mal llamado matrimonio homosexual y sobre el tema de la droga, exige que los candidatos (presidenciales y al congreso) definan claramente su postura y planteamientos frente a estos temas…No podemos ir a la votación “adivinando” sino sabiendo quiénes son y lo que realmente pretenden a la hora de gobernarnos”, señaló nuestro Arzobispo.

 Asimismo indicó, “que con los resultados de la reciente encuesta, el pueblo peruano no quiere que agendas ideológicas ajenas a nuestro sentir, a nuestra fe cristiana y a los valores que conforman nuestra peruanidad nos gobiernen en los próximos cinco años. Los peruanos rechazamos cualquier presión del exterior y de minúsculos grupos internos aliados con agendas anti vida y anti familia que buscan imponernos el crimen abominable del aborto y el debilitamiento del matrimonio con la aprobación de las uniones civiles entre personas del mismo sexo y del “matrimonio” homosexual. El matrimonio es y será siempre un consorcio de amor para siempre entre un hombre y una mujer en un acto permanente de apertura a la vida”, afirmó enfático Monseñor Eguren.

 En otro momento de su homilía, nuestro Arzobispo destacó que en el Evangelio de hoy, el Señor Jesús se revela como la plenitud de la Ley y de los Profetas, es decir como la plenitud del Antiguo Testamento: “En Jesús, toda la Escritura adquiere su sentido pleno y su realización total…Él es el sí definitivo del Padre a todo lo prometido y anunciado en el Antiguo Testamento…Más aún, Cristo lleva la antigua alianza a una radicalidad total, a su perfección máxima, porque Jesús es Dios hecho hombre y por tanto la Verdad y el Amor plenos. No habrá para nosotros posibilidad de libertad, de felicidad y de salvación eterna sino le hacemos caso al Señor, sino le seguimos y nos esforzamos por vivir su Palabra en toda su exigencia…Los exhorto a que no nos contentemos con la mediocridad; a que rechacemos la dictadura del relativismo imperante, a que tomemos a Jesús como la medida de nuestra vida. Sólo así seremos personas en el real y pleno sentido de la palabra y sólo así podemos alcanzar el bien común en nuestra vida social”, añadió nuestro Pastor.

domingo 13 febrero, 2011