IMAGEN DE LA VIRGEN NUESTRA SEÑORA DEL TRÁNSITO ES ENTRONIZADA EN EL DISTRITO DE CASTILLA

16 de diciembre de 2021 (Oficina de Prensa).- En las vísperas de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María y en medio de un clima de profunda fe, devoción y mucho amor, se llevó a cabo la ceremonia de entronización de la hermosa imagen de la Virgen Nuestra Señora del Tránsito, Patrona del Distrito de Castilla (Piura), en la recientemente recuperada y embellecida plazuela que se encuentra frente al Centro de Salud Materno Infantil del Distrito (Cesamica) y a un costado de la Base Militar del Grupo Aéreo N° 7.

Participaron de la ceremonia el Señor José Elías Aguilar Silva, Alcalde la Municipalidad Distrital de Castilla, quien estuvo acompañado de su plana de regidores y funcionarios municipales, así como de los vecinos del distrito. El R.P. Pedro Talledo Nizama, Vicario Episcopal de Piura y Párroco de la Parroquia “Nuestra Señora del Tránsito” de Castilla, tuvo a su cargo la bendición de la hermosa imagen, que es obra del reconocido artista piurano Hernán Pauta Salas, quien con mucho entusiasmo aceptó esculpir la Sagrada Imagen, cuyo valor ha sido costeado por los trabajadores de la Municipalidad de Castilla. Durante su intervención el R.P. Talledo dijo: «Llenos de alegría nos hemos reunido para bendecir una réplica de la Sagrada Imagen de Nuestra Señora del Tránsito, que será entronizada en esta bella ermita. Agradezco al señor alcalde y a todos los trabajadores de la honorable municipalidad por haber tenido esta bella iniciativa que hoy contemplamos y que será para todos los castellanos, católicos y Marianos un signo grande para profundizar nuestra relación con la Virgen Santísima y desde ella con Cristo y su Iglesia”.

Cabe destacar que esta bendición se ha llevado a cabo en pleno tiempo de Adviento, tiempo de espera a la llegada del Señor, en el que también se resalta la figura de Santa María, la Madre de Dios y de la Iglesia, y donde se exalta la actitud de fe y de humildad con la que la Virgen de Nazaret se adhirió de manera total y pronta al plan salvífico de Dios, subrayándose además su presencia en los acontecimientos de gracia que precedieron el nacimiento del Salvador.