EN PLENO ADVIENTO UN GRAN NÚMERO DE JÓVENES RECIBEN LA PLENITUD DEL ESPÍRITU SANTO

Arzobispo preside intensas jornadas de Confirmaciones en nuestra Arquidiócesis

07 de diciembre de 2021 (Oficina de Prensa).- Continuando con su intensa labor pastoral, nuestro Arzobispo Metropolitano, Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., ha presidido a lo largo de estas últimas semanas, numerosas Celebraciones Eucarísticas en las cuales una gran cantidad de jóvenes de las Parroquias, Colegios y Universidades de nuestra ciudad, han recibido de sus manos el Sacramento de la Confirmación, en medio de un ambiente de gran alegría y fervor, propio del Adviento que estamos viviendo.

Durante sus homilías, y dirigiéndose a los jóvenes confirmandos, nuestro Arzobispo resaltó la importancia de este tiempo litúrgico diciendo: “Queridos confirmandos, hoy reciben al Espíritu Santo que desciende sobre ustedes para cubrirlos con la plenitud de sus siete dones. Lo reciben en una fecha muy especial: en el Adviento. Recuerden que durante el Adviento nos preparamos especialmente para la Navidad, pero no olvidemos que también debemos estar preparados en todo momento para la última y definitiva venida del Señor al final de los tiempos. Y como no sabemos cuándo ocurrirá, el Señor nos invita a estar listos y expectantes de su glorioso regreso, preparándonos para el encuentro final con Él con un corazón convertido y con una vida de fe coherente. Conviene por tanto que lleven desde ahora una vida santa y piadosa para que cuando Jesús llegue los encuentre en paz con Él, inmaculados e irreprochables en el Amor. Este es un modo muy concreto de vivir su confirmación”.

En otro momento, Monseñor Eguren, les pidió que: “Sean siempre dóciles al Espíritu Santo que hoy reciben y así Él pueda llevarlos siempre hacia Jesús, quien es el camino, la verdad y la vida. Lleven una vida espiritual seria y responsable. Para ello perseveren en la oración diaria, confiésense sacramentalmente con frecuencia, asistan todos los domingos a Misa, reciban a Jesús en la Eucaristía con un corazón limpio de pecado, mediten en la Palabra del Señor, no dejen la catequesis permanente, participen activamente en la vida de sus parroquias y comunidades, y profésenle una profunda piedad filial a María Santísima. Pero sobre todo miren afuera de ustedes, en concreto a los que más sufren y a los necesitados, porque en ellos está presente Jesús que busca nuestro amor, nuestra compasión y caridad. Velemos por tanto con la oración y la caridad esforzándonos por construir en el mundo la tan ansiada civilización del amor, para que así cuando el Señor llegue, nos encuentre santos e irreprochables ante Él por el amor y encuentre un mundo digno de su última venida”.

Nuestro Pastor les dijo también: “Queridos jóvenes, el camino que hoy emprenden no está exento de pruebas y dificultades. El demonio buscará alejarlos del Espíritu Santo y así de Cristo y de su Iglesia. Cómo Jesús nos ha enseñado en el Evangelio, no dialoguen jamás con el Tentador, sepan siempre rechazar las tentaciones con un No rotundo, así como los ídolos que el mundo les presenta como falsos caminos de felicidad, como son el tener, el poder y los placeres impuros. Cuando tengas alguna duda recurre al consejo de tus padres y padrinos, pero sobre todo pregúntate ¿qué haría Jesús si estuviera en mi lugar? Queridos jóvenes no tengan miedo a ir contra corriente. Estén siempre dispuestos, si es necesario, a sufrir por Cristo y su Iglesia, porque habrá momentos en que por ser fiel a Jesús el mundo te atacará. En esos momentos recuerda que no has recibido un Espíritu de cobardía, sino un Espíritu que es fortaleza y coraje de Dios”.

“Qué María Santísima, la mujer que vivió un adviento hermoso de nueve meses, esperando con esperanza y amor el nacimiento de su Divino Hijo, nos ayude acoger al Señor que viene a nosotros y a tener una gran capacidad de asombro frente a la acción de Dios en nuestras vidas”, concluyó Monseñor Eguren.

martes 7 diciembre, 2021