ASÍ SE VIVIÓ INTENSAMENTE LA JORNADA DE 24 HORAS PARA EL SEÑOR EN PIURA Y TUMBES

29 de marzo de 2022 (Oficina de Prensa).- En el día en que la Iglesia Universal celebró la Solemnidad de “La Anunciación del Señor”, los piuranos y tumbesinos se unieron al Papa Francisco para vivir la IX Edición de la Jornada de “24 Horas para el Señor”, que bajo el lema “En Él tenemos el perdón”, se desarrolló desde el viernes 25  y durante todo el sábado 26 de marzo. Durante esta hermosa iniciativa de oración y reflexión, que este año se inspiró en la cita de Colosenses 1: 13-14., el Santo Padre Consagró al mundo entero, pero especialmente a Rusia y a Ucrania al Corazón Inmaculado de María.

Nuestro Arzobispo Metropolitano Monseñor José Antonio Eguren Anselmi S.C.V., animó a todos los fieles de nuestra Arquidiócesis a participar activamente de esta Jornada de reconciliación en medio de este tiempo cuaresmal: “En la Cuaresma, el Señor hace un llamado especial a los alejados para que se acerquen a Él, pero también para que toda la Iglesia piense que hay muchas personas que necesitan una voz de ánimo para que vuelvan a encontrar la razón de su esperanza y la alegría de vivir. Acerquémonos pues con confianza al Señor en el Sacramento de la Confesión, con la seguridad que Él no nos rechazará, sino todo lo contrario nos dará su perdón y amor misericordioso”.

Vigilias de Adoración al Santísimo y maratónicas jornadas de confesiones

En las parroquias de nuestra Arquidiócesis, se celebraron Eucaristías especiales en las que los fieles pudieron participar del Acto de Consagración a María Santísima, pero fueron 15 las parroquias de Piura y Tumbes que permanecieron abiertas ininterrumpidamente desde la tarde del viernes 25 y hasta altas horas de la noche del sábado 30 de marzo, para que los fieles de Piura, Castilla, 26 de Octubre, Catacaos, Sechura, Paita, Sullana, Tambogrande, Talara, Negritos y Tumbes, pudieran participar además de la adoración eucarística y del rezo del Santo Rosario, asimismo varios sacerdotes administraron el sacramento de la confesión a todo quien lo necesitaba. A las actividades que se vivieron en las parroquias, se sumaron también especiales momentos de oración al interior de las diferentes comunidades, asociaciones de fieles, colegios y universidades. De esta forma, una vez más, Piura y Tumbes vivieron con profundo fervor este tiempo abocado a contemplar la imagen de Jesús que, siempre nos ofrece su infinita Misericordia, dándonos una oportunidad para acoger la gracia y una nueva vida. 

Bendición a madres gestantes

Cabe destacar que el viernes 25 de marzo se celebró también el “Día del Niño por Nacer”, por lo que en las diferentes parroquias de nuestra Arquidiócesis los sacerdotes realizaron la bendición de las madres gestantes que se encuentran en estado de dulce espera. Como nos lo recuerda siempre Monseñor Eguren: “La Iglesia proclama con valentía que TODA vida humana, desde que es concebida hasta su ocaso natural, y a lo largo de todas sus etapas, tiene un carácter sagrado e inviolable que se lo da su dignidad de persona humana creada a imagen y semejanza de Dios. Custodiar el sagrado tesoro de toda vida humana es el mejor modo de prevenir cualquier forma de violencia, es el camino más seguro para construir una genuina cultura de paz. No hay que cansarse en decirlo: El primer derecho de una persona es su vida. Desde el primer instante con la concepción, la vida del ser humano se caracteriza por ser vida humana, y por este motivo posee una dignidad propia y el derecho inviolable e inalienable a existir. Nada, absolutamente nada justifica la eliminación deliberada de un ser humano inocente. El aborto nunca ha sido ni será un derecho humano”.